miércoles, 23 de marzo de 2016

24 hour project: la verdadera vida urbana


Además de ser fanática de las ciudades me declaro también una apasionada de la fotografía y justamente 24 hour project reunió a estos dos mundos en una propuesta muy singular.

19 de marzo de 2016, más de 2700 fotógrafos, 718 ciudades en 107 países. Los voluntarios y valientes dueños de las cámaras salieron a recorrer sus ciudades y a documentar a través de una foto por hora la ciudad al desnudo; esa que no se suele ver en los planes de gobierno, en los anuncios turísticos, es más, ni en los noticieros.

Los no tan osados que nos quedamos guardados en nuestras casas, pudimos ver a través de Instagram las imágenes en vivo que subían los "fotoexploradores" urbanos y encontrar algunas muy emblemáticas, otras muy apasionadas, algunas tristes, otras impactantes y muchas pero muchas, sorprendentes.

Si bien recorrí el mundo a través de la pantalla de mi celular, confieso que mi atención se centró en Latinoamérica, en esos rostros que me resultaban conocidos, en el caos de sus urbes, en los olores que me llegaban a través de las imágenes, en las inmensas similitudes entre países y también en las abismales diferencias.

En la cabeza comenzaron a rebotarme millones de ideas, de conclusiones apresuradas, de efectos colaterales del proyecto; la información estuvo ahí cual pelotita de ping ball, yendo de un lado al otro hasta hoy que creo he podido ordenarla y comenzar a transmitirla a través de este espacio. Advierto con toda la seriedad que la ocasión amerita, que esta vez las líneas escritas son muchas y que la lectura será un poco más larga así que es el momento de buscar un espacio cómodo.


Las ciudades hablan y muchas veces lo hacen a gritos, otras susurran en las calles pequeñas o en las madrugadas solitarias. La vida en las calles es el alma de la urbe; si hubiera alguna forma de mantener a toda la gente en su casa sin salir nunca más (como en película de ciencia ficción) muy pronto la ciudad comenzaría a morir. Los urbanistas saben esto y también saben que para que la gente desee estar en la calle más allá del tiempo que deben hacerlo para asegurar un ingreso o una educación y cubrir sus necesidades básicas: la ciudad debe gustarle a los ciudadanos.


En esto se ha basado siempre el principio de planeación participativa; sin embargo, no ha funcionado como se hubiera querido pues los ciudadanos son convocados a opinar sin ser o sin sentirse expertos en los proyectos presentados; porque al preguntarle a la gente que quiere para su ciudad suele pensar directamente en temas de planeación urbana y en los problemas que tiene en su cotidianidad (calles en mal estado u oscuras, inseguridad, tránsito lento, basura) pero poco hablará de lo que le gusta, de lo que disfruta, de lo que cree es el alma de la ciudad.

Hace varios ayeres, en los años setenta, los urbanistas Horst Rittel y Melvin Webber  determinaron que los modelos de planeación estaban limitados por los "problemas retorcidos". En este grupo se encuentran todos esos problemas de difícil o imposible solución por ser parte de un sistema en constante movimiento como lo es la sociedad. Ellos sugirieron que hay tres formas de resolverlos: de forma autoritaria (ya hemos probado a través de la historia que este no es el camino), de forma competitiva (como solemos hacerle en los actuales sistemas de gobierno) o de forma participativa siempre y cuando tal como los autores lo dicen partamos de la siguiente premisa: "(...) los ciudadanos no serán meramente preguntados sino pasarán a involucrarse activamente en el proceso de planificación (...)"

¿Y cómo rayos involucramos a la gente sin hacerle preguntas directas? Pues bien, hoy para resolver esto se han propuesto muchas ideas; las más recientes basadas en el uso de tecnologías de la información y que dieran lugar a las llamadas "ciudades inteligentes". Hoy muchas ciudades tienen aplicaciones de celular que permiten a los ciudadanos informar de pavimento roto, accidentes de tránsito, asaltos, fugas de agua; otras más osadas presentan plataformas de innovación donde la gente presenta anteproyectos que resuelven problemas planteados. Al final, seguimos en lo mismo, preguntando directamente y esperando respuestas.

En 2013 los holandeses de Lange y de Waal propusieron un enfoque alternativo: la ciudad social. Basada en el desarrollo del sentido de pertenencia, esta ciudad entiende el pertenecer no sólo como sentirse parte de sino también saberse parte de la solución. Los problemas urbanos al ser vistos como un tema de sentido de pertenencia se ponen en la mira de las ideas frescas, de la información obtenida de medios nunca antes imaginados, de la verdadera comunidad. 


"You're the sun, you're the only one" foto de Luis Silva @luisus
como parte de #24hourproject
México
La ciudad es entonces un sistema generador de toneladas de información; los ciudadanos de forma consciente o inconsciente  ayudan a acumular información al comprar, al usar servicios, al caminar por determinadas calles, al preferir algunos medios de transporte, al abarrotar bares a ciertas horas, al asistir o dejar de asistir a determinados eventos, al jugar en los parques, al elegir espacios para sus recuerdos. La labor se trata ahora de encontrar la forma en que los niños, los viejos, los oficinistas, los artistas, las mujeres, los hombres, nos hagan llegar esa información de forma organizada y parcialmente espontánea.

Para mi, eso es 24 hour project, un esfuerzo orquestado que permite obtener información valiosísima de la ciudad, es el alma de la ciudad en imágenes, es el sentir y opinar de un grupo de artistas, son los hábitos de la población durante una jornada completa. Es la base del diseño urbano en manos de los ciudadanos.

¿Qué nos dijo Latinoamérica a través de este proyecto? En todas las ciudades nos recalcó la importancia de la existencia de los mercados fijos y ambulantes. del trabajo en la calle de día y de noche. Las ciudades al parecer imploran la supervivencia del comercio local, valoran al trabajador cuyo espacio no son cuatro paredes y creen que merece reconocimiento y apoyo.

5:02 hs foto de Aimée @aimeliquitrin
como parte de #24hourproject
República Dominicana

13:35 hs "Haciendo números" foto de Álvaro Márques @alvmqs
como parte de #24hourproject
Uruguay 

9:58 hs "Killing its" foto de José Samuel Olivares @crazydonkey15
como parte de #24hourproject
Venezuela
Los fotógrafos latinos capturaron también los rostros de muchos niños, las siluetas de amantes, la indigencia. La importancia de que en la ciudad existan entonces espacios para vivir, crecer con seguridad, amar y ser vistos; lo vital que es volver a ser comunidad para tener de nuevo gestos solidarios. Los espacios públicos se prueba una vez más que son esenciales.

10:37 hs "Bye" foto de Ovídio Ferreira @ovidio001
como parte de #24hourproject
Brasil
16:15 hs "Fun in the water" foto de Luis Silva @luisus
como parte de #24hourproject
México
En Latinoamérica comenzar a vivir la ciudad desde temprano al parecer es necesario, y ojalá dejará de ser un mal para muchos y se convirtiera en un disfrute. Muchas imágenes de gente apresurada a primeras horas de la mañana y de ahí viene de la mano el tema del transporte el cual también llenó la lente de muchos durante toda la jornada.

7:20 hs "El Mictlán y el sueño del volcán" foto de Esteban Martínez @es76ban
como parte de #24hourproject
México 

17:48 hs "Golden hour" foto de Rodrigo Ruiz @rorritoruiz
como parte de #24hourproject
(En el Tren Mitre, BsAs)
Emabajdor del Proyecto en
Argentina
Y tan temprano se levantan las urbes como tarde se acuestan; por supuesto la vibrante y peculiar vida nocturna fue objeto de muchas imágenes. Sabemos entonces que la ciudad necesita ser segura para que todo este encanto nocturno se pueda disfrutar.

1:08 hs "Visions" foto de Jaime Ávila @elcualquiera
como parte de #24hourproject
Embajador de Proyecto en
México
24 hour project es un proyecto con una causa social (al final les dejo el vínculo para que se enteren), es también un extenuante maratón de artistas voluntarios, es una prueba de fuego, pero es sobretodo una hermosa expresión de comunidad, de sentido de pertenencia y además materia prima para diagnosticar nuestras ciudades y planearlas de forma participativa sin truco y sin preguntas directas.


Y lo más importante:
Gracias pero muchas gracias a todos los fotógrafos que me dieron permiso de publicar sus fotos. Toda mi admiración.
Gracias a Jaime y Esteban  por la información sobre el mecanismo del proyecto y sobre su experiencia en el reto.
Gracias a Álvaro por comunicarse en vivo conmigo mientras recorría las calles de Montevideo con su cámara.
Gracias a Luis por los textos descriptivos de sus fotos. Fueron atinados y oportunos. Lean su blog con un divertido texto sobre su experiencia en este maratón fotográfico  https://luisus.wordpress.com/
Gracias a Ovídio por su esfuerzo comunicándonos en una lengua ajena para los dos: muito obrigada!
Gracias Aimée y José por la buena onda y entusiasmo para compartir las fotos.
Gracias a Renzo Grande y Sam Smotherman por inventar 24 hour project. Probablemente hicieron algo más grande de lo que imaginaban.
¡Gracias a Kevin Systrom y Mike Krieger por inventar Instagram!

Más información:
http://www.24hourproject.org/
http://www.uctc.net/mwebber/Rittel+Webber+Dilemmas+General_Theory_of_Planning.pdf
http://firstmonday.org/ojs/index.php/fm/article/view/4954/3786


lunes, 14 de marzo de 2016

En búsqueda de la matriz energética perfecta

"#COP21 - Human Energy à la Tour Eiffel à Paris -#climatechange"
Foto: Yann Caradec
Ya no es noticia que la producción y uso de la energía en sus diferentes formas hoy es tanto una necesidad como un problema. La contaminación, el cambio climático y hasta el consumismo están íntimamente relacionados con la energía.

Pensar que la solución está en usar menos energía es una pérdida de tiempo, la población sigue creciendo, las innovaciones tecnológicas y la velocidad de producción de bienes tienen una fuerte dependencia energética. La salida no es esa, así que los países comenzaron hace poco más de una década a preocuparse por la estructura de su matriz energética.

sábado, 20 de febrero de 2016

La indigencia nuestra de cada día

Foto cortesía de Keneth Cruz 

Hace unos meses una persona indigente se instaló bajo un árbol en el parque que está frente a mi casa. Era pleno invierno y en el Uruguay es una estación del año que puede ser muy cruel. Durante un par de días le acerqué lo que pude, sin preguntas (aunque moría de ganas por conocer su historia), al menos dos comidas al día, ropa que no usábamos más, vaya, lo que pude. Al tercer día se fue, no supe a qué hora ni mucho menos a donde, sólo se fue. Pensé por muchos días en él.

Volverse un "sin techo" es algo que puede estar en la historia de vida de cualquiera, sin importar educación, clase social, religión, actividad productiva; al final, es un estado derivado de una vuelta extraña e inesperada en nuestras vidas.

De acuerdo a informes publicados sobre la indigencia en Iberoamérica tres de las principales causas de esta situación son las adicciones, la ruptura de lazos familiares y la pérdida del empleo y posterior búsqueda larga e infructuosa.

A este tipo de eventos los psicólogos suelen llamarles "sucesos vitales estresantes" y normalmente tienen dos características: son bruscos y tienden a ser encadenados. Es decir, cual fichitas de dominó que caen una tras otra; se pierde el empleo, se pierde la familia, no hay dinero, se cae en depresión, en desesperanza, en ocasiones en adicciones...la cara oculta y malvada de los sistemas.

Para una ciudad, la indigencia suele ser un problema y debiera además ser un punto medular de su agenda. La vida en las calles trae consigo problemas de salud, sensación de inseguridad, pérdida de espacios públicos, rechazo social. ¿Cómo enfrentan esto los gobiernos? Pues bien, algunos han decidido encomendar a sus ministerios o secretarías sociales el trabajo de ofrecer a esta gente refugios temporales los cuales a veces son limitados en capacidad o tienen enormes desventajas como la inseguridad interna, entran con pocas cosas y salen sin nada. En otras ciudades han creado programas que permiten reinsertar en la sociedad con éxito a las personas en estas condiciones para ello buscan darles vivienda y empleo y en contadas ocasiones atención psicológica. En algunas ciudades canadiense existe un programa de gobierno que tiene como premisa que nadie puede pasar más de 10 días en la calle o en un refugio temporal, su situación debe ser atendida de inmediato. En estas ciudades el gobierno descubrió que ignorar el problema les cuesta cinco veces más dinero que atenderlo (interesante dato ¿no?). Otras ciudades simple y sencillamente se ponen una venda en los ojos y caminan tranquilos mientra pasan por arriba de la gente que duerme en un colchón en la calle.

La realidad es que son más las ONG que los gobiernos que se dedican a atender este problema desde un enfoque humanitario. El problema crece cada día más, la sociedad de consumo ha generado estándares de vida, de ingresos y de éxito difíciles de alcanzar. Los procesos de "gentrificación" (de los cuales prometo hablar en otro artículo) han dejado a familias enteras en las calles mientras que su vivienda sencilla es arreglada para venderse en un precio ridículamente alto para "embellecer" los barrios deteriorados. El mercado laboral es cada vez más irresponsable en este sentido y los despidos masivos, el prescindir de gente mayor en las empresas y el deseo de aumentar el margen de utilidad han provocado, junto con tanta crisis económica, que cada vez más gente se sorprenda a sí misma durmiendo en un parque, plaza o acera.

Foto cortesía de Keneth Cruz

Cada año, a lo largo y ancho del mundo se crean proyectos innovadores de diversa índole destinados a atender este problema; por ejemplo en Barcelona una ONG creó una aplicación para que la gente ayude a través de un mapa a informarles donde hay "sin techo" para que los puedan ayudar. Tintorerías que ofrecen trajes y peluquerías que regalan cortes de pelo para que la gente sin hogar pueda afrontar una entrevista de trabajo. Gente que organiza bazares ambulantes par recibir donativos de ropa y comida. Organizaciones que dan empleos temporales a los indigentes...Pero, ¿y las causas que provocan esto?, ¿se elimina el problema de raíz?  parece que no, pues la verdad es que para los gobiernos esto es uno de esos temas tabú, de los que hay que hablar bajito porque lo que habría que hacer es lidiar con modelos económicos que están probando claramente que ya están caducos.

No se tienen cifras exactas, la definición de indigencia, persona sin hogar o sin techo varía de país en país. La ONU estimó en 2005 que en el mundo habían 100 millones de habitantes en esta situación: uno de cada 60 habitantes. Sin duda, una cifra que ya alcanza para que gobiernos, comunidades, escuelas, profesionales de la salud mental se pongan la pilas para buscar soluciones de fondo.

Ninguna ciudad podrá presumir de ser sustentable si casi el 2% de su población duerme a la intemperie y vive "con lo puesto menos un botón".





Un agradecimiento especial para Keneth Cruz por sus fotos y su buena disposición. Visiten su galería en Instagram y lean sus textos: una denuncia inteligente y maravillosa de esta realidad social que nos golpea todos los días.



lunes, 26 de octubre de 2015

Arte urbano: de la polémica a lo sublime


Foto: Paul Townsend CC BY-ND 2.0 

Un club de jóvenes en Bristol, Inglaterra "Broad Plain Boys' Club" con 120 años de antigüedad se mantiene abierto con mucho esfuerzo; los últimos números dejan claro que pronto tendrán que cerrar. Una mañana sobre la puerta trasera del club aparece una pintura: es una pareja que se abraza al mismo tiempo que ven sus celulares, sus rostros se iluminan como los de cualquier pareja enamorada pero esta vez con la ayuda de sus teléfonos móviles.

Al administrador del club le parece una hermosa pieza de arte, no piensa ni por un minuto que fue víctima de un 'graffitero vandálico'; incluso quita la puerta y la mete dentro del club para proteger la pintura. Tiempo más tarde el autor aparece, es el famoso artista urbano inglés Bansky el cual cede todo derecho sobre la obra al Club. Las más de 400 mil libras en las que se vendieron "Los Amantes del Celular" salvan al Club y garantizan que mantendrá sus puertas abiertas para los jóvenes de Bristol por muchos años más.

El arte urbano o callejero mejor conocido por el término en inglés "Street Art" se ha popularizado cada vez más y ha llegado a todos los rincones del mundo provocando admiración pero también polémica. Hoy, está sobre la mesa de discusión de muchos gobiernos, legisladores, artistas y comunidades. ¿Debe ser legal?, ¿es deseado?, ¿es graffiti?, ¿es vandalismo?

jueves, 10 de septiembre de 2015

Economía circular o tal vez la luz al final del túnel


I would argue strongly also that our obsession 
with production and consumption 
to the exclusion of the "state" aspects 
of human welfare distorts the process 
of technological change in a most undesirable way.
Kenneth Edward Boulding  (1966)
Resaltaría con firmeza que nuestra obsesión 
por la producción y el consumo
descuida los aspectos ‘de estado” 
del bienestar humano y deforma 
el proceso de cambio tecnológico, 
orientándolo en un sentido indeseable


Últimamente he sido invadida por una desesperanza respecto a cómo evolucionan (¿o involucionan?) las ciudades, sociedades, naciones. Hay guerras, destrucción, contaminación, caos, malestar, protestas, agotamiento de recursos, crisis...¡vaya, parece que todo esta en tinieblas o al menos a media luz!.

Triste pero con fe, he buscado si alguien en el mundo tiene alguna receta que pueda compartir para cambiar las cosas o al menos para comenzar a cambiarlas. No les miento si les digo que leí informes y casos de estudio de decenas de países y cientos de ciudades pero afortunadamente no fue en vano porque desde hace unas semanas me topé con algunas buenas propuestas con la misma esencia de origen: la sustentabilidad regenerativa (lamento que de nuevo el término sea un tanto pretencioso o pedante porque eso lo aleja de la comunidad) y la economía circular la cual hoy les presento con mucho gusto.

lunes, 13 de julio de 2015

La industria urbana y el desarrollo sustentable. Segunda parte.

"Ciudad Post-industrial" Montecruz Foto, CC BY-SA 2.0
El artículo anterior lo terminé prometiendo esta segunda parte en la que hablaría de ciudades que se han enverdecido con todo y su monstruosa industria. Aquí están parte de las esperadas líneas (creo que optaré por una tercera entrega) que llegan mucho más tarde de lo que yo esperaba. Si bien hay decenas de listas de ciudades verdes, comerciales que anuncian industrias limpias y certificados que reconocen la calidad ambiental de las mismas, al cavar unos metros más abajo en esta mina de información encontré que no todo es tan limpio y verde como lo pintan.

Me tomó cuatro semanas de continua investigación tener algunos ejemplos vagos de industrias que continúan produciendo sin ser acusadas de intento de homicidio de todo lo que alrededor de ellas existe, encontré casos aislados pero de lo que encontré mucho fue información de hechos poco gratos y verdes de los que ahora les hablaré.

lunes, 1 de junio de 2015

La industria urbana y el desarrollo sustentable. Primera parte.

"McConnel & Company mills, about 1820" by Scanned by Mr Stephen 

En nuestra imaginación, al escuchar ciudades sustentables, ciudades verdes o eco-ciudades, aparecen los parques, las turbinas eólicas, las bicicletas, los ríos de agua cristalina, los barrios amigables y las azoteas verdes pero nunca de los nuncas aparece una chimenea industrial, una planta armadora de automóviles o una refinería de petróleo.

La ciudad sustentable que imaginamos probablemente sea entonces una utopía o al menos una gema en una mina de carbón pues industria y ciudad suelen ir de la mano. La industria ha dado origen a las ciudades, ha impulsado su crecimiento pero lamentablemente también las ha degradado y las ha colocado en una situación comprometedora en relación con los recursos naturales disponibles.

viernes, 22 de mayo de 2015

Las ciudades y la biodiversidad

"Central Park from Rock" by  Keithkesslerexp.
Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons 
Cada año, el 22 de mayo, se conmemora el Día Internacional de la Biodiversidad Biológica con el objetivo de informar a la población y a los Estados sobre las cuestiones relativas a la diversidad biológica y por supuesto para despertar una buena conciencia que procure la conservación. Cada año la celebración versa sobre un tema diferente: diversidad marina, especies exóticas invasoras, bosques, islas, recursos forestales y para este 2015 los ojos están puestos en el desarrollo sostenible.

En un mundo cada vez más urbanizado, los esfuerzos para alcanzar las metas del desarrollo sostenible se han concentrado en gran medida en las ciudades y por ello creo que tomarse unos minutos para reflexionar sobre las urbes y la biodiversidad es lo que corresponde hacer este año.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...