lunes, 13 de julio de 2015

La industria urbana y el desarrollo sustentable. Segunda parte.

"Ciudad Post-industrial" Montecruz Foto, CC BY-SA 2.0
El artículo anterior lo terminé prometiendo esta segunda parte en la que hablaría de ciudades que se han enverdecido con todo y su monstruosa industria. Aquí están parte de las esperadas líneas (creo que optaré por una tercera entrega) que llegan mucho más tarde de lo que yo esperaba. Si bien hay decenas de listas de ciudades verdes, comerciales que anuncian industrias limpias y certificados que reconocen la calidad ambiental de las mismas, al cavar unos metros más abajo en esta mina de información encontré que no todo es tan limpio y verde como lo pintan.

Me tomó cuatro semanas de continua investigación tener algunos ejemplos vagos de industrias que continúan produciendo sin ser acusadas de intento de homicidio de todo lo que alrededor de ellas existe, encontré casos aislados pero de lo que encontré mucho fue información de hechos poco gratos y verdes de los que ahora les hablaré.

Lo primero que hice fue revisar las varias listas de las ciudades más limpias, verdes, sustentables, ecológicas y similares; si bien las listas difieren hay ciudades comunes para la mayoría y estas son: Calgary en Canadá, Honolulu en Hawaii, Zurich en Suiza y Estocolmo en Noruega.


Honolulu, Wikimedia Commons
Algunas listas las descarté de este análisis al conocer los criterios que utilizaron para hacerlas pues básicamente consideran que una ciudad es limpia, ecológica o verde si no hay basura en las calles y si hay agua potable disponible pero lo que se esconda bajo las alfombras no es considerado. Es decir, la ciudad puede estar edificada sobre un tiradero de residuos peligrosos pero mientras no se vea basura en la calle y el agua del grifo sea potable parece ser que son consideradas como limpias

Una de las listas más convincente es la elaborada por Pure Earth (antes The Blacksmith Institute) y Cruz Verde de Suiza, dos organizaciones civiles dedicadas a identificar y resolver problemas de contaminación en los países de ingresos bajos y medios. Basándose en la premisa de que los problemas más peligrosos de contaminación son el agua sucia, los residuos mineros y los radioactivos, la calidad del aire urbana y el abandono de residuos especiales y peligrosos sin ser tratados, presentan una lista de las 10 ciudades más contaminadas y una de las 10 más limpias.

"La Oroya Antigua", Darío Torres CC BY 2.0
Una de las ciudades más contaminadas
En el caso de las ciudades contaminadas cinco son sede de industria minera, una es una gran urbe industrial dependiente del carbón, otra produce armas químicas, una más es petrolera y la otra es Chernobyl (ni qué decir de esta radioactiva ciudad Ucraniana); es decir sus problemas graves de contaminación  no son porque tengan un gran parque vehicular, porque no se separen la basura o porque la gente lave su ropa con detergente en el río; no, sus problemas serios de contaminación tienen un mismo origen: la industria.

En la lista de las 10 más limpias encontramos ciudades tan pequeñas como Katsuyama en Japón que con 30 mil habitantes y sin industria no podía ser la más sucia del mundo o Honolulu en Hawaii donde la población no rebasa los 400 mil habitantes y donde tampoco hay actividad industrial. Aparece en primer lugar Calgary al igual que lo hace en otras listas y aquí fue donde me detuve a indagar más pues esta ciudad canadiense de más de un millón de habitantes sustenta su desarrollo en la industria petrolera ¿cómo le han hecho entonces para ser una ciudad limpia?

Lo primero que encuentro es que el 75% de la energía de Calgary proviene de fuentes renovables, que el agua es tratada, distribuida, usada y tratada de nuevo adecuadamente, que las multas por tirar basura en la calle son altísimas, que reciclan residuos, que tienen azoteas verdes, que el transporte público es eficiente y limpio, que pedalear es factible y común en la ciudad, que la educación ambiental es de buena calidad y abundante... tengo que invertir muchas pero muchas horas más para encontrar cómo controlan las emisiones contaminantes de la industria, como son verdes y limpios si viven de procesar petróleo y gas natural y si el 22% de las emisiones del país entero tienen su origen en la industria de esta ciudad.

Calgary, Wikimedia Commons
Pues bien, resulta que en Calgary consumen poca agua y lo hacen con leyes muy estrictas en lo que se refiere a calidad, descargas y control de fugas. Resulta también que tienen un ambicioso y bien gestionado plan de manejo de residuos y que trabajan mucho en promover la utilización de energía renovable y para cerrar con broche de plata por el momento, su gobierno está bien calificado; estos elementos junto con el favor que les hacen los vientos (literalmente pues la calidad del aire de la ciudad es más o menos buena porque el viento sopla y todo se va) les permite colocarse muy arriba en los 'ranking' pese a que las emisiones industriales dejen mucho que desear. Las emisiones les preocupan sin duda y para bajar esas toneladas de carbono que reportan año tras año la ciudad se ha concentrado en el transporte lo que es bueno, pero al final parece ser que con la industria nadie quiere tener que enfrentarse.

Un poco decepcionada de las listas decidí revisar iniciativas, trabajo de ONG's, preguntar por ahí a los expertos y así me encontré por ejemplo con el programa "Clean Cities" en Estados Unidos que limita sus acciones a la reducción de uso de petróleo en el transporte... muchas cosas buenas oí de Vancouver y me encontré con un plan par convertirse en una ciudad verde en el corto plazo; ambicioso y bien elaborado pero me sorprendió no ver nada relacionado con la industria así que indagué más y encontré que la ciudad vive del turismo, el cine y el puerto; si bien puede haber emisiones y contaminación derivada de estas actividades nunca serán comparables a las de una petroquímica, una minera o una carboeléctrica por ejemplo. Lo que sí es de destacar es que si alguien tiene planes de poner una industria de alto impacto ambiental las leyes son duras, las metas ambiciosas así que seguro que no será rentable y la ciudad logra así blindarse de este tipo de establecimientos.
Fuentes de emisiones reconocidas en Vancouver
"Greenest City Action Plan", City of Vancouver

¿Qué es lo que estoy intentando decirles? Que parece ser que las ciudades industriales estuvieran condenadas a vivir rodeadas de contaminantes, que si vives en una ciudad cuya economía depende de la minería habrás de vivir expuesto a cromo hexavalente, plomo y cualquier otro metal pesado de conocido efecto carcinógeno, que el poder económico de la industria amenaza cualquier iniciativa verde y que los industriales hoy saben que invertir en proyectos ambientales no es redituable en las condiciones actuales.

La superviviencia de muchas ciudades industriales hoy depende de las acciones ciudadanas y de organizaciones civiles como Communities for a Better Environment, Erin Brockovich, Grenpeace o
Environmental Health Coalition; la labor de la gente involucrada en estas acciones es loable pero la vida sana en estas comunidades debería ser una garantía de gobierno y no una lucha ciudadana.

Me queda en el tintero la información sobre Estocolmo la cual dejo para una tercer entrega o este artículo será más largo que el mismísimo inventario de emisiones de Norteamérica.


Lee aquí la primera parte de este artículo


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...