miércoles, 28 de julio de 2010

La 'civilización' mexicana

Madre Patria www.flickr.com.abueladesdeguanatos

Según la Wikipedia “la 'Educación cívica' es un tipo de educación que está dirigida a las relaciones sociales. Dentro de la educación cívica encontramos la enseñanza de las reglas de ordenamiento”.

Cuando yo era niña la educación cívica había sido un poco olvidada y la Secretaría de Educación la había metido en una gran caja junto con la Geografía y la Historia, esa compleja materia se llamaba Ciencias Sociales. Cuando tocaba el turno de la educación cívica nos enseñaban a saludar a la bandera y a cantar el Himno Nacional pero no recuerdo que jamás me enseñaran a mantener relaciones cordiales con mis vecinos, a respetar la cochera del de enfrente, a no ofrecerle ‘mordida’ al policía, a respetar las normas de construcción el día que construyera mi casa o a vivir ordenadamente y mucho menos las consecuencias de no hacerlo. Años después, el Gobierno Federal considero que había una crisis de civismo en nuestro país; decidieron entonces separar de nuevo las asignaturas y Educación Cívica hoy es una materia que junto con ética se imparte desde 1993 en primaria y desde 1999 en secundaria.

Personalmente creo que a la educación cívica debería dársele más importancia que a la enseñanza de otras materias pues es esta la educación que guía el crecimiento ordenado o desordenado de nuestras colonias y después de nuestras ciudades, es la educación que delinea el destino político de un país, que da o quita calidad de vida y que dicta el grado de corrupción existente en un lugar, es también la armonía (o la ausencia de ésta) que se refleja en los cruceros, en los mercados, en los paraderos de combis y hasta en nuestras visitas al extranjero. Sin duda esta educación es aún más importante en la primaria y en el preescolar; de acuerdo al escritor Geert Hofstede[1] los valores es lo primero que aprenden los niños, después comienzan a aprender sobre rituales, héroes y símbolos que es en donde más se han concentrado los educadores cívicos. La educación cívica y ética al final del día se trata de educación en valores.

Independientemente del contenido del “Programa Integral de Formación Cívica y Ética” de la SEP (que para mi gusto adolece de muchos elementos) habría que concentrarse en la forma en la que es impartido, mientras los profesores, padres de familia y directivos no entiendan, crean y practiquen en su vida cotidiana los valores que pretende inculcar este programa sin duda no será efectivo y si sigue sin ser efectivo México seguirá apareciendo como uno de los países más corruptos (3.6 puntos en una escala del 1 al 10 donde 10 es el menos corrupto), poco feliz (1.89 puntos en una escala del 1 al 3 donde 3 es muy feliz), violento (lugar 107 de 149), listado dentro de los 20 países más contaminantes y con la capital clasificada como la peor ciudad del mundo para manejar (99 puntos en una escala del 1 al 100 donde 100 es la máxima dificultad).

No logro proponer una solución al problema de falta de ética y civismo en nuestro país desde mi trinchera, no creo que se trate de algo que pueda solucionarse con educación, buenos propósitos y fuerza de voluntad; sin duda creo que se necesita una nueva política de estado, un verdadero plan estratégico, un proyecto de nación a 50 años que permita que avancemos a lo mejor lenta pero constantemente.


[1] Escritor holandés en el campo de las relaciones entre culturas nacionales y entre culturas dentro de las organizaciones. Es autor de muchos libros, incluyendo Culture's Consequences (Consecuencias de la cultura) y Software of the Mind (El software de la mente)

martes, 20 de julio de 2010

El teatro de la basura


Por alguna extraña razón (que muy probablemente tiene que ver con mi inconsciente) nunca he escrito nada en este blog sobre la basura pese a ser mi especialidad  y lo que me da de comer (o medio comer), pero hoy estoy decidida a dedicar esta columna a la basura.

Sin duda la basura es el tema del que más se habla al referirse a los problemas medioambientales, al diseñar problemas de educación ambiental y hasta al hacer campañas masivas de “salvemos al planeta”; paradójicamente es el tema más olvidado pues haciendo una analogía con el mundo del teatro: mucho se trabaja para tener butacas modernas y un telón de lo más elegante pero la tramoya deja mucho que desear. ¿A qué me refiero con esto? Pues a que muchos esfuerzos se hacen para tener modernos camiones que tengan la capacidad de  recolectar de forma diferenciada los residuos que la educada población separa en botes de colores limpios y bien etiquetados. Las puertas de las casas que entregaron su basura separada y de las escuelas y oficinas que participaron en la campaña se cierran, todos vuelven a sus tareas y nosotros nos damos una vuelta por la tramoya: ¿a dónde van a parar estas montañas de basura?

En México, de acuerdo a SEMARNAT, diariamente se generan poco más de 100 mil toneladas de basura, 92% es recolectada, menos del 4% es reciclada y el 67% es llevada a sitos de disposición controlada.  Estos sitios son en su mayoría rellenos sanitarios que si bien no es la panacea sí es una tecnología que puede llegar a mitigar la gran mayoría de los impactos ambientales y la realidad es que es la tecnología que este país puede pagar y operar.
Cuando la Ciudad de México se enfrentó a terribles problemas de contaminación ambiental surgió el programa “Hoy no circula” y la verificación vehicular, hoy, pese a la corrupción, un alto porcentaje de los habitantes y visitante de esta urbe cumplen estos programas al pie de la letra y la situación ha mejorado. Años atrás también se encontró que muchas industrias descargaban aguas residuales en mares, lagunas y ríos; hoy también pese a la corrupción, una gran mayoría se han regularizado sin duda por el miedo a multas, sanciones y clausuras. Desde hace años se tiene un gran problema con la basura y especialmente en la forma de disponerla; la solución masiva no está en que todos los ciudadanos separen o en que los empresarios separen los residuos peligrosos que  producen, la solución está en manos de los municipios y de nuestra “policía ambiental” (PROFEPA).

En enero de 2004 entró en vigor la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos de México. Esta ley obliga a hacer planes de manejo que permitan minimizar, separar, reciclar y disponer adecuadamente los residuos. Han pasado seis años y hay entidades en donde ni siquiera se contempla la aplicación de multas por no separar y peor aún, ni siquiera se han iniciado los proyectos para construir rellenos sanitarios, la basura sigue tirándose en barrancas, en terrenos baldíos, a la orilla de carreteras y en lechos de río con el visto bueno (y el personal y equipo) del municipio.

Durante más de cinco años trabajamos con un municipio para que tuviera un relleno sanitario que cumpliera con todas las de la ley. Lograron conseguir dinero a fondo perdido para construirlo y después una tarifa de operación un 30% más baja que la estándar a nivel nacional. Años después decidieron no “gastar” más en la basura y volver a tirar a cielo abierto, organizaciones ciudadanas y los habitantes de la región denunciaron al municipio, de alguna forma se amparó y ahí está tirando sin control seis años después de promulgada la Ley que lo prohíbe.

Un ejemplo más famoso: la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la clausura del relleno de Bordo Poniente para mediados de 2008, a través de uno u otro recurso legal Bordo aún sigue operando.

Y yo me pregunto ¿qué pasaría si cualquiera de nosotros circulamos con nuestro auto por la Ciudad de México sin haberlo verificado los últimos seis años?

martes, 13 de julio de 2010

Cuando el tren... o Walmart llegan al pueblo


Sin duda uno de los elementos clave de la sustentabilidad es el fomento de la economía local y sin duda también es uno de los elementos más olvidados no sólo por cada uno de nosotros en el día a día sino también por nuestros gobiernos. A mí personalmente es un tema que me apasiona y que cada día me preocupa más, pues al menos en este país cada vez veo más lejos la posibilidad de que el gobierno y los ciudadanos apoyen antes que nada a las empresas locales.

Y como este tema me apasiona tanto cuando alguien habla de algo que tenga que ver con economía local suelo entrar en discusiones acaloradas que hasta gastritis me provocan. En estos días tuve una de esas discusiones cuando en la sobremesa un familiar toco el tema de la gran conveniencia de comprar en los supermercados en vez de en el mercado, en la recaudería o en el tianguis “los precios son mucho mucho pero mucho más bajos” me dijo; por horas debatí acaloradamente sobre el precio tan alto que pagamos como país para que esas tiendas puedan dar esos precios tan bajos.

Efectivamente cadenas de supermercados como Walmart, Soriana, Comercial Mexicana o Chedraui hoy tienen la capacidad de ofrecer precios muy bajos y ofertas hasta inexplicables ¿Qué cómo logran esto? Pues esto se logra gracias a una estrategia creada en E.U.A. por Sam Walton en 1962 que hoy se conoce como “Efecto Walmart”; el Sr. Walton pensó que en sus tiendas siempre se tenía que ofrecer el precio más bajo, por lo tanto el decidió que sus ganancias siempre serían fijas y que cualquier descuento que consiguiera con los proveedores lo trasladaría directamente al precio para que el consumidor pagara menos. Así comenzó la historia, Walmart acompañó su estrategia de precios con una de rápida expansión lo que le fue dando cada vez más poder y lo colocó en un nicho privilegiado que le permitió endurecer su estrategia de precios creando las “subastas inversas”. El proveedor de esta cadena de supermercados nunca es buscado, es él quien se acerca a las mesas de negociaciones junto con todos sus competidores; ahí el gigante de los supermercados les informa cuánto quiere pagar por determinado producto (sin importarle si este precio está por debajo de los costos de producción de muchos), el que se acerque más a este precio gana el privilegio de distribuir sus productos en la cadena de supermercados más grande del mundo siempre y cuando se ajuste a las políticas de la empresa que en algunos casos incluyen el pago ¡a 270 días!

La verdad es que eso de la ganancia fija nunca fue del todo cierto pues para compensar el esfuerzo de bajar los precios negociando sin realmente negociar crearon el esquema de trabajo de “asociado”; si decides trabajar en Walmart no recibes las prestaciones de ley ni tienes derecho a sindicalizarte simple y sencillamente porque no eres un trabajador, no señor, tienes el honor de ser un socio de esta prestigiada empresa la cual “ahorra” 35% de sus ingresos cada año al usar este esquema de contratación.

El crecimiento de este imperio del menudeo ha sido desmedido en México donde se tienen casi 1,500 tiendas que en conjunto vendieron $269,397 millones de pesos tan sólo en 2009 reportando un crecimiento de más del 10% en pleno año de crisis. En 2009 se inauguraron 275 tiendas pertenecientes a Walmart. Ese mismo año, en nuestro país desaparecieron casi 6 mil microempresas.

Cuando un gobierno observa este fenómeno dispar es cuando debe actuar haciendo uno de los trabajos más importantes para el cual fue contratado: regular, el otro trabajo de igual importancia, sin duda, es garantizar la seguridad de sus ciudadanos. La regulación en México es sin duda un atractivo “producto light”. “A la Comisión Federal de Competencia (CFC)” - de acuerdo a Juan Francisco Valerio Méndez, asesor de esa dependencia -  “no le preocupa el beneficio o perjuicio que trae consigo la instalación de un supermercado entre los micronegocios y las consecuencias de esto”.

En otros países ni el gobierno ni los ciudadanos han sido tan benevolentes con Walmart. En Argentina, por ejemplo, con planes de expansión como los de México, sólo se han podido abrir alrededor de 30 tiendas. A principios de 2009 hicieron un gran esfuerzo por abrir una sucursal en Bariloche, el 29 de mayo de ese mismo año el gobierno de la ciudad  les prohibió establecerse al ser advertidos por ciudadanos y comerciantes locales del efecto de esta tienda en la economía local.

En 2006 en Noruega el gobierno decidió vender bonos y valores invertidos por el Fondo de Petróleo en Walmart después de que un comité ético concluyó que la empresa 'viola de forma sistemática los derechos humanos y los derechos laborales de sus trabajadores'.

Cuando en 2004 Walmart anunció la construcción de una tienda más justo junto a las pirámides de Teotihuacán muchos grupos ciudadanos se movilizaron para evitar esto, a un habitante local le pidieron su opinión y dijo no entender porqué se oponían, que él estaba contento, que el progreso por fin había llegado a su pueblo.

En la primera década del siglo XX progreso era sinónimo de la llegada del tren a un pueblo, en la primera década de este siglo progreso significa la llegada de Walmart a un pueblo.

Y si como yo ya te quedaste picado con el tema, navega por aquí:




http://www.jornada.unam.mx/2006/12/20/index.php?section=opinion&article=023a2pol

martes, 6 de julio de 2010

Acto de buena voluntad




Cada día estoy más convencida de que la educación ambiental basada en sembrar culpas, que es la que tradicionalmente se hace, no funciona e incluso puede resultar contraproducente. Piénsenlo un poco ¿cómo puede sentirse un niño de 7 años al informarle que gracias a que no apaga la tele cada vez que sale del cuarto el planeta está experimentando un terrible y peligroso cambio climático? El niño seguro que experimentará una gran cantidad de sentimientos que irán desde el miedo hasta la rabia y al final no estará seguro de qué es lo que tiene que hacer… a lo mejor asegurarse de que la tele se quede prendida para ver si así se vuelve el villano del planeta como los de las caricaturas. Este esquema de educación estéril se repite en los adolescentes y también en los adultos por eso creo firmemente que la educación ambiental tiene que ser una acción (no un discurso) en cascada, es decir tiene que comenzar con la implementación de políticas, códigos de conducta y leyes que enseñen al ciudadano común cómo puede contribuir de forma positiva sin importar ya quién es el gran culpable.

Hace un par de semanas el Gobierno del Estado de Nuevo León presentó su Programa de Acción ante el Cambio Climático para el periodo 2010-2015; en los últimos días tuve la oportunidad de leer este Programa y hago ahora mención de éste porque me parece un buen ejemplo de cómo educar ambientalmente con mejores resultados que los que se pueden obtener repartiendo trípticos en el metro y haciendo anuncios que digan simple y llanamente: “separa la basura”.

Para poder diseñar este Programa lo primero que se hizo fue un diagnóstico, que no es un labor fácil pues no se trata de contar manzanas y peras, ¡hay que contar los gases de efecto invernadero! (que si hay que buscar culpables del cambio climático pues podemos apresar a estos gases); como resultado de este diagnóstico se sabe que en Nuevo León se emite alrededor del 4% del bióxido de carbono del total nacional, cantidad nada despreciable tomando en cuenta que en nuestro país se emiten 715 millones de toneladas de este gas lo que nos coloca en el número 12 a nivel internacional. Gracias a este diagnóstico se tienen otros datos importantes como que el 24% de estas emisiones provienen del transporte.

Una vez que tuvieron esta línea base se hicieron una serie de modelaciones para saber cuál podría ser el impacto del cambio climático en los diversos sectores, algunos datos generados de este análisis me sorprenden: ¡55% del consumo energético residencial es debido a los sistemas de aire acondicionado!

Ahora sí, con la mesa puesta comenzaron a involucrar a través de encuestas, entrevistas, reuniones y talleres a los industriales, expertos, empresarios y ciudadanos. La información comenzó a fluir en un sentido y de regreso fluyeron las propuestas que permitieron concentrar el Programa en cinco líneas estratégicas: transporte, consumo residencial, procesos industriales, uso de la tierra y manejo de desechos; la implementación de estas estrategias se acompaña de educación, participación ciudadana y por supuesto leyes y reglamentos que habrá de cumplir.

Nuevo León trabajará a partir de ahora con una gran lista de acciones específicas como ampliar las líneas del metro, impulsar edificaciones bioclimáticas, promover la auditorías ambientales voluntarias, aprovechar residuos, reforestar, mejorar el tratamiento de aguas residuales y lodos (y valga aquí la mención de que Monterrey es la única ciudad del país que trata sus aguas residuales al 100%) y muchas más.

No se buscan culpables, se buscan soluciones, se predica con el ejemplo y sobretodo se establece un marco regulatorio para cumplir con este programa pues esto no puede dejarse tan sólo en un acto de buena voluntad.

Para saber más

El Programa de Acción ante el Cambio Climático (PACC) de Nuevo León puede descargarse en archivo PDF en el siguiente vínculo: http://www.nl.gob.mx/pics/pages/sdsustentable_cambio_climatico_base/PACCNL.pdf

Y ya que hablamos de Nuevo León

Desde lejos...Para ayudar a las víctimas de Alex: http://www.pateandopiedras.com/?p=24724

domingo, 4 de julio de 2010

Hoteles Verdes, Sustentables, Certificados....

Hoy no es martes de blog pero a petición del público aquí está la lista de los hoteles, posadas, villas y hostales que considero son los que operan de forma más sustentable en México. Incluyo también los hoteles que aunque su operación no es 100% sustentable han hecho un esfuerzo  para operar de forma más limpia obteniendo certificados ambientales.



Foto: Hotel XicXanac


Los hoteles más sustentables

Casa Bichu Hotel Boutique
Puerto Ángel, Oaxaca
Hotel Ecológico Mejicano Don José
La Zanja, Guerrero (muy cerca de Acapulco)
Hacienda Mariposas Resort & Spa
Pátzcuaro, Michoacán
Casa en el Campo Hotel & Spa
Morelia, Michoacán
Majahuitas Beach Resort
Puerto Vallarta, Jalisco
Hotelito Desconocido
Costalegre, Jalisco
Hacienda Tres Ríos
Riviera Maya, Quintana Roo
Kabah-na
Majahual, Quintana Roo
Rancho Encantado
Laguna de Bacalar, Quintana Roo
Cabañas Retiro Maya
Sian Ka’an, Quintana Roo
Balamku Inn
Cerca de Majahual, Quintana Roo
Posada Dos Ceibas
Tulum, Quintana Roo
EcoParaíso
Celestún, Yucatán
Chicanná Ecovillage Resort
Xpujil, Campeche
Eco-Hotel Kuyimá
Laguna de San Ignacio, Baja California Sur
Xic Xanac
Zacatlán, Puebla
El Solecito
Guanajuato, Guanajuato


Hoteles Certificados Ambientales

Certificado Green Globe
· Hoteles Barceló
· Pueblo Bonito Mazatlán
· Emerald Bay

Certificado de Calidad Ambiental Turística
· Hotel Dreams Cancún Resort & Spa, Q.Roo
· Hotel Xpu-Ha Palace, Q.Roo
· Hostería las Quintas, Morelos
· Hotel las Brisas, Huatulco
· Presidente Intercontinental México
· Camino Real Monterrey
· Hotel Playa Azul, Cozumel

Destinos Turísticos Certificados:
- Huatulco. Destino Turístico Green Globe

Si he omitido alguno: por favor manden la información. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...