martes, 27 de abril de 2010

La agenda del siglo

Hoy quiero platicarles de una ponencia que tuve oportunidad de leer y escuchar en el Primer Congreso Internacional sobre Ciudades Sustentables: se trata de un trabajo presentado por Jesús Guadalupe Martínez Ponce de León de la Universidad  de Guadalajara.

Para que puedan entender bien no sólo la importancia de esta ponencia sino también el legado de la misma a este proyecto de ciudades sustentables les platicaré primero de lo que sucedió en tierras cariocas allá por 1992.

En aquel año, la ONU organizó la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro; el objetivo de dicha reunión era que las ciudades elaboraran planes y acciones para afrontar los retos socioambientales del siglo XXI de tal forma que se avanzara hacia un modelo de desarrollo sustentable.

El principal producto de esta Cumbre fue AGENDA 21 (haciendo referencia al siglo XXI) que es un plan detallado de acciones que deben ser ejecutadas a nivel mundial, nacional y local  en todas las áreas en las que ocurren impactos humanos sobre el medio ambiente.

Seguramente se les ha ocurrido lo mismo que a mi ¿áreas donde el ser humano pueda ocasionar impactos medioambientales? Pues bien se me ocurre la industria, el turismo, la agricultura, la pesca, la ganadería, las actividades recreativas, la construcción… ¡se me ocurren todas!, incluso las orientadas a la preservación del medio ambiente. Lo mismo deben haber pensado los representantes de las naciones que asistieron a esta Cumbre porque decidieron detallar en esta Agenda de forma cronológica los asuntos que requieren atención y decidieron además dejar la bolita en la cancha de cada gobierno local.

Para 1996 se esperaba que los gobiernos locales hubieran llevado a cabo consultas públicas para establecer su Agenda 21 local, se esperaba también que se involucrara a las minorías, a la población vulnerable, a los niños y a los jóvenes. El siglo XXI ya nos alcanzó y parece que pocas comunidades han logrado implementar la Agenda con éxito.

Pero para no ponernos tristes de nuevo leyendo este blog vamos mejor a hablar de los que sí se han concentrado en traer siempre bajo el brazo esta peculiar, útil y necesaria agenda. Podemos entonces hablar de la ponencia de Jesús Martínez la cual habla sobre la experiencia de implementar esta iniciativa en la Universidad de Guadalajara (U de G): Agenda 21 Local Universitaria o “A21LU”. Sin duda este es un caso de estudio ejemplar, en primer lugar porque usa a la Universidad como un modelo a escala de una ciudad, después porque involucra a la juventud y por último porque propone lo que debería ser una regla de oro: la Universidad como ejemplo comunitario de desarrollo sustentable. De lo contrario, podríamos pensar que si la Universidad con toda su academia toda su juventud, todos sus recursos y toda su organización no puede con Agenda 21 ¿podrán entonces la ciudades?

Las ciudades universitarias de todas y cada una de las universidades estatales (en el caso de México y seguramente en el caso de muchos otros países latinoamericanos) han crecido caóticamente sin respetar los proyectos originales, sin frenar su veloz sobrepoblación y en muchos casos sin respetar el medio ambiente. Recientemente estuve en la UNAM, en C.U. y tristemente vi como aquellos fluidos y funcionales circuitos vehiculares ahora están llenos de semáforos con el objetivo de aliviar los congestionamientos viales de la micro ciudad. Como bien dice Jesús en su ponencia, es hora de cambiar el paradigma, es hora de tener “universidades sostenibles”  que garanticen un futuro universitario digno y que sirvan de modelo para las ciudades que las alojan.

Gracias a la implementación de “A21LU” la U de G hoy ostenta una certificación ambiental; conserva, mejora y amplia sus áreas verdes; tiene reglamentos claros y respetados para regular el ruido, para fomentar la cultura, las artes, la recreación y el deporte a la par que continúa con sus actividades académicas; tiene una campaña permanente de cultura ambiental y además trabaja en dos aspectos fundamentales: en un ordenamiento  territorial y ambiental y en la rendición obligatoria de un informe de los recursos ambientales universitarios.

Sin duda todo un ejemplo a seguir de planeación estratégica: analizaron, planearon, ejecutan y controlan. Ojalá más Universidades del país se sumen a este ejemplo, a este reto, que bien dice el autor, es impostergable en nuestras universidades públicas; porque la Agenda 21: no es una agenda para olvidarse adentro de un cajón.

martes, 20 de abril de 2010

El Juego del Turista


Hoy quiero regresar al caso de las tiendas de conveniencia y los grandes supermercados. Imagínese querido lector que un gran supermercado de esos, de los de cadena multinacional, se instala en una colonia donde antes no había tienda de autoservicio alguna; la consecuencia inmediata es el cierre de varias tienditas de la esquina, luego entonces el desempleo, la falta de ingresos, la falta de oportunidades laborales y ¿por qué no? el inicio de un miembro de la familia (o incluso de la familia entera) en una actividad ilícita que les solucione rápidamente su problema financiero.

Suena como una cadena desafortunada de incidentes pero lamentablemente hoy es una realidad.

El desempleo provoca pobreza y la pobreza delincuencia… ayer que hablaba de esto alguien me dijo algo muy cierto: “Nuestro país ya parece un juego de turista a punto de terminar”, cuando oí esto pregunté “¿Y cómo termina?” Porque sinceramente nunca en mi vida terminé un juego de turista… “Cuando alguien se enoja tanto que avienta el tablero”. 

Me da miedo aceptarlo pero es cierto, hoy muchos ciudadanos se están cansando de tener ingresos raquíticos y avanzar por un país donde el pastel se reparte entre muy pocas empresas, justo como termina pasando siempre en el turista: alguien logra hacerse de muchos hoteles y restaurantes y acapara todo un lado del tablero (y a veces más), para el resto de los jugadores pasar por ahí se vuelve al principio difícil, luego aterrador y al último imposible; todos cobran $500 al pasar por México y cuando caen en Suecia resulta que de tantos hoteles y restaurantes que hay pues deben ya una renta de $8,700; el dueño de la “franja del terror” suele ser flexible y accede a anotar la deuda en una libreta, a recibir países hipotecados y a comprar pequeños hoteles y comercios. Cinco vueltas después el deudor no puede más y el juego dejó de ser divertido, no le queda más, se enfurece y opta por la violencia; el tablero vuela por los cielos y por todo el cuarto caen hotelitos, avioncitos y tarjetas. Se acabó el juego.

En nuestro tablero cotidiano, ¿qué hay de las regulaciones gubernamentales, de los monopolios disfrazados de libre competencia, del combate a la pobreza, de la generación de empleos dignos? Usted cree ¿qué pronto se nos acabara el juego?

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA TIERRA

El próximo jueves 22 de abril se celebra el Día de la Tierra; esta celebración la inventó el senador estadounidense  Gaylord Nelson en 1970 con la finalidad de crear conciencia acerca del cuidado del planeta. Han pasado 40 años y pese a que la celebración se ha vuelto popular aún falta mucha conciencia que crear.

Celebremos el Día de la Tierra informándonos, divulgando lo aprendido y cambiando nuestro estilo de vida.

Para los que no quieren salir de casa: Canal 22 está transmitiendo desde ayer un programa especial diario a las 5 p.m.; los temas: inundaciones, tormentas, deshielo, incendios.

Como siempre Discovery y NatGeo ofrecerán especiales para conmemorar este día; este año se suman Fox y Fox Life.

Si lo que quieren es salir:
Muchas ciudades han organizado festivales para conmemorar este día donde habrá expo-ventas, charlas, talleres, música y mucho más. ¡Participen! Puede volverse un fin de semana a demás de diferente, divertido.

martes, 13 de abril de 2010

Espacio Público Espectacular


Frecuentemente viajo al municipio de Bahía de Banderas en Nayarit conocido por el desarrollo turístico “Nuevo Vallarta”; sin duda es un lugar con unos paisajes hermosos y más ahora que no está fincado al 100%, lo que permite que a lo largo de su bulevar existan aún terrenos baldíos que nos regalan una espectacular vista al mar. Y espectaculares son también la gran cantidad de anuncios colocados en este municipio para alertar al consumidor sobre hoteles, desarrollos inmobiliarios y supermercados; según información de la Presidencia Municipal, son más de 200 los anuncios espectaculares autorizados. Por supuesto que estos anuncios fueron mermando poco a poco esas hermosas vistas del océano; ahora lo podías ver impreso en gran formato y acompañado del slogan de alguna compañía. Afortunadamente este pensamiento pasó también por la mente del actual Presidente Municipal quien ordenó el retiro de estos anuncios.



Esta es la historia de la “espectacular cruzada” emprendida por el Presidente Héctor Paniagua: el presidente inició la cruzada buscando un gran aliado el cual encontró en uno de los empresarios de la publicidad espectacular, Francisco Padilla, quien accedió a que uno de sus anuncios fuera desmantelado como acto simbólico del inicio de esta campaña y comenzó a promover la publicidad en medios electrónicos. Después de esto el alcalde logró derribar alguna estructuras más y con el apoyo de SCT retirar muchas de las concesiones. Después logró el apoyo de los empresarios locales quienes en un desplegado de prensa aplaudieron las acciones emprendidas por el Presidente y se comprometieron a no contratar ninguno de estos espacios; se sumaron también los empresarios de Puerto Vallarta. Hoy las estructuras restantes ya no anuncian nada (salvo una), sin embargo, siguen de pie; falta luchar con dos monstruos: las empresas nacionales que llegaron a invadir el municipio con sus estructuras y por supuesto la corrupción que siempre está presente en estos casos. Sin embargo, la iniciativa me parece maravillosa, digna de ser imitada en muchos municipios del país y sujeta de recibir el apoyo necesario del Gobierno Estatal, Federal así como de las Cámaras y Asociaciones Empresariales y por supuesto de la sociedad civil.


Cuando realizamos el Primer Congreso sobre Ciudades Sustentables la idea de un anuncio espectacular iba en contra de los principios del Congreso pero confieso que era tentadora pues es bien sabida la efectividad de los mismos. Si no nos hubiéramos preocupado por la coherencia del evento a lo mejor hubiéramos colocado varios en las principales ciudades del país y seguro que más gente hubiera asistido al evento pero también hubiéramos impulsado a una industria inmensa (se estima en 10,000 millones de pesos al mes tan solo en el D.F.) y que está basada en la apropiación de espacios públicos.


Los anuncios espectaculares no sólo provocan contaminación visual; se sabe que son también la causa de muchos accidentes vehiculares y que además generan problemas secundarios. Por ejemplo, en Guadalajara y su Zona Metropolitana donde se estima hay alrededor de 2000 anuncios hubo una época en que en las noches, de forma clandestina eran podados o incluso cortados los árboles que obstaculizaban la imagen del anuncio.


El Urbanista Sergio Aníbal Martínez, escribió en el periódico El Universal un artículo sobre este tema y culmina con un párrafo que creo que vale la pena citar: “Recuperar el espacio público para la colectividad debe ser uno de los objetivos de combatir la agresión e inseguridad que soportamos por el exceso de anuncios espectaculares, ser más estrictos con la aplicación de los reglamentos y las normas para no extinguir esta industria que da empleo a mucha gente, sino para ordenar su instalación. Pero sobre todo recuperar el respeto al paisaje y a nosotros mismos.”

martes, 6 de abril de 2010

La comida del caracol

Foto: Simon

Durante el Primer Congreso Internacional sobre Ciudades Sustentables se presentaron muchas ponencias, algunas llamaron más mi atención que otras pero hubo una en especial que me capturó por completo: “Parámetros ecosustentables de las actividades del Centro de Agronegocios de Michoacán” del Ing. José Trinidad Vilchis y del Dr. Fulvio Gioanetto, suena complicado y a lo mejor uno piensa que el tema no tiene nada que ver con nuestra vida cotidiana pero no es así.

Al inicio la ponencia dice: “…esta sustentabilidad que ha tomado un camino tendencioso más que real, se ha colocado en boca de todos sin lograr ser comprendida. Hoy en día, apostamos a los biocombustibles porque nos han dicho que son bio y generan menos emisiones de carbono; mas nadie nos ha contado sobre la degradación ambiental y social de su producción. En Europa, se difunde un consumo responsable de productos orgánicos cultivados en Latinoamérica, perdiendo de vista un fundamento básico de la sustentabilidad: la producción local”. La ponencia parte de ahí y comienza a describir las estrategias para implantar un mercado ecosustentable integrado no sólo por productores y vendedores, también por Gobierno y por supuesto por consumidores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...