miércoles, 4 de mayo de 2011

En pleno estado de conciencia

Foto: Poncho Equihua
El sábado tuve la oportunidad y el gusto por supuesto de asistir a la inauguración de un expendio de carne orgánica (libre de  anabólicos, antibióticos y hormonas) aquí en Morelia. La celebración estuvo buena porque además de vender carne había vendimia de otros productos orgánicos: verdura, pan, cremas y hasta un mole que está buenísimo. Había también tacos para que los clientes dudosos se convencieran de que la carne orgánica sabe bien, es más sabe mejor que la que solemos comprar, que es una carne suave y que es jugosa.


Tuve la oportunidad de platicar con los flamantes carniceros orgánicos y me dejaron impactada cuando me contaron que hace poco recibieron una jugosa oferta que les aseguraba gran parte de la venta de su producción; el pero era un pero con cara de animal muy gordo y bajo en grasa: necesitaban darle a las vacas clembuterol. El clembuterol cuyo nombre completo es clorhidrato de clembuterol es un fármaco comunmente utilizado para tratar el asma (en algunos países ya prohibido) y que por los riesgos cardiacos que puede significar el uso del mismo así como por su don de aumentar músculo y disminuir grasa hoy se encuentra listado como sustancia prohibida para los deportistas.


En México, en teoría, el clembuterol está prohibido para la engorda de animales, en una entrevista para el periódico El Universal Rocío Alatorre, de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) aseguró que "en México la incidencia por intoxicación por consumo de carne contaminada con esta sustancia es prácticamente marginal y está por debajo de un caso por millón". Sin embargo, la agencia antidopaje de Alemania (NADA) aconsejó a los deportistas que asistirán a los Juegos Panamericanos de Guadalajara que no consuman carne en México por la presencia de clembuterol. ¿Será cierto eso de que cuando el río suena, es que agua lleva?


Lo más fácil para un productor de carne de Nueva Italia, Michoacán, es aceptar la oferta, engordar sus vacas con clembuterol y olvidarse de problemas económicos; además cada cabeza de ganado significaría más kilos de carne. Pero la gente del Rancho "El Quelite", dijo que no, que eso iba contra sus principios, que ellos criaban a las vacas como habían sido enseñados por su padres y sus abuelos, así nada más con forrajes.


...
...


Así me dejaron sin palabras y hasta sin aliento.


Hoy el Rancho "El Quelite" ha optado por producir carne orgánica, aunque vendan de a kilito, con más lentitud, con menos agresividad.


Esta historia es un ejemplo vivo de lo que ya he platicado por aquí del desarrollo de la conciencia sustentable; no se necesita ir a Yale o a Oxoford, tampoco se necesita ser hippie, no es necesario cazar cazadores de ballenas, no hay necesidad de un cargo político, nada de eso es necesario para vivir en pleno estado de conciencia, sólo se necesitan principios, valores y valor.


Deseo que la nueva carnicería orgánica en Morelia sea un éxito, yo por mi parte ya me puedo listar en los clientes frecuentes.


- * - * - * - * - * - * - * - * - * - *-  * - * - * - * - * - * - * - * - * - *- * - * - * - * - * - * - * - * - * - *


Algunos lugares para comprar carne orgánica:
En Morelia: Centro de Agronegocios de Michoacán. Av. Acueducto No. 758, Col. Chapultepec Norte (Frente a los militares) Abierto de Lunes a sábado de 9 a 15 hs.
En Texcoco: Mercado Ecológico de Chapingo
En Veracruz: La Rumorosa en Republica Del Salvador #208 27 De Septiembre
En D.F. y área metropolitana: 

  • La Canasta Orgánica
  • Granja Orgánica en Av. San Fernando #765, local 4-C; Parque ecológico Loreto y Peña Pobre o en Amsterdam no. 71 A; Col.Condesa. 


***Si saben de más lugares agréguenlos a este blog por favor***


Para saber más:
Toxicidad del clembuterol en Eroski
El clembuterol en la carne mexicana en El Economista
Desarrollo de una conciencia sustentable en este blog

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...