miércoles, 4 de marzo de 2015

Ciencia contra violencia. Segunda parte.

Foto: ProAraucanía
La ciencia explica las conductas violentas y tal como relaté en la primera parte de esta entrega, también ayuda a enfrentarlas y remediarlas hasta cierto punto. Sin embargo, no todas las ciudades pueden o necesitan encarar a la violencia con armas de epidemiólogo pero esto no debe significar que la ciencia no sirva para cambiar el perfil de los barros conflictivos de nuestras actuales urbes.

La divulgación cientifica puede llegar a ser un arma tan poderosa como una de fuego pues en primera instancia logra que sus victimas mejoren su comprensión del mundo y en consecuencia tomen decisiones informadas y en conjunto esa sociedad victimizada por la ciencia se convierta en una más democrática.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...