martes, 31 de diciembre de 2013

Año Nuevo

"There is always hope" - Banksy

Para este Año Nuevo que ya está a la vuelta de la esquina tengo, si usted me lo permite estimado lector, muchos más que tres deseos. Para este 2014 que aún tiene sus días brillantes y sin raspaduras tengo una lista de deseos que me obliga a usar más de los dedos de una mano para enumerarla.

Deseo que...

  1. Aprendamos a amar más la tierra en la que vivimos y a los que en ella habitamos.
  2. Las fronteras sean sólo líneas imaginarias donde se hacen trámites administrativos y no cajas de camión en donde hay que esconderse, ríos peligrosos que hay que cruzar sin ser visto, deseos de consumo reprimidos, oportunidades para discriminar.
  3. Las ciudades se yergan orgullosas de la historia que cobijan y del presente que las abraza, que ese orgullo les ayude en la búsqueda del equilibrio, de la armonía, de su identidad propia.
  4. Los gobernantes sean humildes; que reconozcan a las personas que los rodean y que tienen capacidad de asesorarlos en su tarea de llevar a ciudades y países enteros por un buen camino. 
  5. Quienes nos gobiernan sean honestos; que si toman un lápiz y lo llevan en la mano al salir de su oficina rumbo a casa, regresen y lo dejen en su lugar comprendiendo que nada de lo que está ahí les pertenece, que son sólo herramientas que les fueron otorgadas para hacer su trabajo.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Ciudad de goma

Foto: aristeguinoticas.com

Hace un par de años gobiernos de diversas ciudades comenzaron a alertar que los chicles tirados en las calles de la ciudad eran un problema de salud pública; se habló de 50 mil bacterias habitando en una simple bolita de chicle pisada por cientos de transeúntes; se habló de que podían ser fuente de posible contagio de muchas enfermedades.

También desde hace varios años muchas ciudades comenzaron a quejarse del gasto excesivo que representaba para sus sistemas de limpia remover tanto chicle tirado y pisoteado. La Ciudad de México dijo que remover un sólo chicle de la calle le cuesta alrededor de 20 centavos de dólar, Quito dijo que cada año gasta 122 mil dólares en limpiar goma de mascar de las calles de la ciudad, las patrullas 'quita chicles' de Murcia gastan 16 mil dólares al mes para hacer su trabajo y Santiago de Chile no se quedó atrás afirmando que al mes tenía que desembolsar más de 4 mil dólares para remover la pegajosa golosina de sus aceras.

Además del dinero la inversión en mano de obra medida en tiempo es muy alta; en Londres tardaron 17 semanas en remover los 300 mil chicles pegados en Oxford Street; diez días después la calle estaba como antes.

¿Qué tan nocivos son los chicles en el piso?, ¿qué se puede hacer para abaratar los costos de limpieza?, ¿qué han hecho muchas ciudades del mundo?

domingo, 20 de octubre de 2013

Un paseo que da gusto

Foto: FB MAM

Hace más o menos un año y medio escribí un par de artículos en este blog sobre el Mercado Agrícola de Montevideo; un mercado olvidado, abandonado e inmerso en un barrio 'bravo', de esos a donde nadie quiere ir.

En aquél entonces conocí el proyecto, tuve la oportunidad de charlar en varias ocasiones con su directora y tuve también la oportunidad de conocer a sus empleados y en especial a la gente que tenía un local en aquél mercado con piso de tierra y ladrillos sin colocar, gente que abría cada día su local en medio de una remodelación que no veía el final. Hombres, mujeres y familias enteras valientes, que resistieron por un largo rato vendiendo de a poco y creyendo de a mucho en este proyecto.

Hace un par de semanas, en un lluvioso domingo decidí ir al ya inaugurado Mercado Agrícola para ver cómo había quedado. Confieso que siempre creí que la obra edilicia sería exitosa y que sin duda el mercado pronto mostraría todo el esplendor de su estructura original ahora entera y radiante pero no creí que la gente creyera de nuevo en el mercado y se atreviera a volver al Barrio Goes a hacer su compras.

domingo, 25 de agosto de 2013

Patrimonio a vapor


Algunos hemos tenido la dicha de vivir en alguna ciudad declarada como "Patrimonio de la Humanidad" por la UNESCO y es maravilloso, pues salir a la calle a comprar el pan o comer algún sitio es como recorrer un museo paso a paso. No todas las ciudades reúnen las condiciones necesarias para recibir tal distintivo pero sin duda, todas las ciudades tienen al menos una calle, una fiesta, un edificio o un algo que merece ser reconocido por ser parte importante de la historia, de los usos y de las costumbres del lugar.

Montevideo es una ciudad llena de espacios, recovecos, casas, casonas y edificios que hoy son reconocidos como monumento nacional y que han sido elegidos para recibir un seguro de vida conocido como protección patrimonial. Pero hay un trozo de patrimonio maravilloso, que tiene muchas historias que contar y que merece ser preservado porque además del valor histórico que tiene sin duda a todos nos parece encantador.

jueves, 15 de agosto de 2013

El buen ciudadano

Fuente: http://humor.all.ec/

La imagen del buen ciudadano es la de aquél que separa la basura y la tira en el lugar correcto; respeta la luz roja de los semáforos, paga sus impuestos, participa en las elecciones y barre cada mañana la entrada de su casa. 

A cambio, algunas de nuestras contemporáneas ciudades le devuelven un deficiente sistema de recolección de residuos urbanos, noches con calles mal iluminadas, inseguridad hasta dentro de su propia casa y un equipo de gobernantes preparados para gastar en banalidades o para poner en sus billeteras los impuestos del crédulo ciudadano.

Sin duda dentro de este sistema algo está fallando ¿es culpa del ciudadano o culpa del gobierno? ¿O será que tal vez lo que sucede es que la definición de buen ciudadano está manca?.

martes, 4 de junio de 2013

La ciudad sin juez: el caso de la Guardería ABC


No puedo concebir una ciudad sustentable sin que en ella exista impartición de justicia pronta y expedita; es decir, el juez a cargo deberá hacer su trabajo en el tiempo oportuno y razonable y sin mayores tropiezos. Sin embargo, eso de la impartición de justicia parece ser que se está convirtiendo en un término mucho más utópico, idealista y soñador que el de ciudades sustentables.

Hace unos días el Presidente de México Enrique Peña Nieto exhortó a las procuradurías de justicia de todo el país a asegurarse de que su actuación no sea sólo implacable sino, sobre todo, impecable. Su discurso es encantador pero bien reza el sabio refrán "del dicho al hecho, hay mucho trecho" y el trecho entre sus palabras y la realidad es largo y obscuro pues para que los ciudadanos creamos en sus palabras debería haber comenzado por instruir a la Procuraduría de Sonora y a la General de la República (PGR) que dejaran de perder el tiempo y de dar largas dolorosas y de una vez impartieran justicia en el caso de la Guardería ABC.

miércoles, 24 de abril de 2013

La ciudad que lee

De: Espinoza, Lafont y Segura vía ZetoPhotos en Flickr

Si sentáramos a diez japonenes en la sala de espera de un consultorio médico y pusiéramos una mesa con libros y revistas a su disposición; nueve de ellos tomarían alguno de los ejemplares para leerlo mientras esperan. Si los pacientes fueran alemanes, siete pasarían el rato leyendo; si fueran uruguayos o españoles serían seis los lectores. La mitad de la sala estaría leyendo si estuviéramos en Argentina, Chile o Brasil y dos o tres solamente tomarían un libro si nuestra utópica escena se desarrollara en México o Perú.

Estas son las estadísticas que se repiten año con año después de que UNESCO o CERLAC hacen estudios sobre los hábitos lectores. Estas son las estadísticas que hace dos días cuando se celebró el Día del Libro la prensa nos recordó. Estas son las estadísticas que cuentan también que mientras que en Islandia cada habitante lee cuarenta libros al año y más aún, que probablemente uno de cada diez se convierta en autor; en México  se logra apenas un índice de 2,8 libros por habitante el año y en Colombia si bien les va lograrán que cada personas lea 2,2 libros por año.

Los gobiernos dicen estar horrorizados con estos números y no comprenden cómo es que la gente no lee si ya casi en ningún lugar los libros pagan impuestos, y si en las escuelas los obligan a llevar un libro a casa por semana, y si las maestras les dicen a los niños que lean mucho para ser cultos y si en las empresas les regalan a sus empleados un libro a fin de año. ¿Qué pasa, por qué nadie lee?

jueves, 21 de marzo de 2013

Ciudades felices...y consumidoras

Fotografía: Radio Nederland Wereldomroep


Ayer, 20 de marzo de 2013, se celebró por primera vez el "Día Internacional de la Felicidad". Instituido por la ONU a sugerencia del Reino de Bután, es un día creado para recordar la importancia de la felicidad como consecuencia del bienestar.

La felicidad nos han dicho, es una meta casi utópica, es un sentimiento relativo y en muchas ocasiones pasajero; pero la ONU, gracias a la experiencia de Bután, considera que es mucho más que eso, o que tarjetas cursis de ositos abrazados: la felicidad es un nuevo paradigma económico que reconoce la paridad de los tres pilares del desarrollo sostenible: social, económico y medioambiental.

martes, 5 de marzo de 2013

Ciudades a merced del consumo

Imagen del diseñador Uruguayo Gervas

Hace unas semanas, durante la madrugada, entraron a robar al patio de mi casa; cuando oí ruidos prendí una luz y los 'amantes de lo ajeno' salieron corriendo con una bicicleta, una caja de herramientas y algunas otras cosas que encontraron a la mano. Con las prisas ya no se llevaron todo y dejaron otra bicicleta y la pequeña garrafa de 13 kilogramos de gas L.P. enfiladas hacia la puerta. La noche siguiente volvieron por lo que les faltó.

El instinto me dijo que volverían así que los esperé despierta y cuando oí que brincaban al patio por la barda de atrás desde la azotea de mi vecino, llamé a la policía. Cuatro patrullas llegaron en menos de 5 minutos y pudieron agarrar a uno; el otro fue muy veloz, muy rápido y muy fuerte pues alcanzó a huir garrafa de 13 kilos en mano.

El hombre con súper poderes que huyó saltando bardas y rejas cual si fuese el hombre araña en un momento de euforia es probablemente una víctima más de la pasta base, la droga más cruel que existe y que ha encontrado muchos seguidores en Sudamérica.

jueves, 10 de enero de 2013

El mejor alcalde del mundo


Ser Alcalde, Intendente o Presidente Municipal sin duda es un honor, un fuerte alimento para la autoestima y una maravillosa oportunidad. Ejercer cualquiera de estos cargos la verdad es que debería de dar miedo dado la inmensa responsabilidad que significan, ser alcalde de una ciudad de 2 millones de habitantes equivale a tener un trabajo de lunes a domingo, sin horario fijo y bajo la mirada inquisitiva de dos millones de jefes. Pero no es así, en la mayoría de las ciudades estos cargos se ejercen por el gusto de tener poder y no por el afán de servir al pueblo.

Los habitantes de las ciudades actuales muchas veces tienen una larga lista de reproches que hacerle a sus gobiernos y de cara a las elecciones sienten que no hay nadie que puede representarlos. Pero por ahí en Inglaterra la visión de un grupo de ciudadanos es diferente y han decidido cambiar los gritos de furia por discurso y acciones que alienten a los jefes de gobierno a servir con honestidad. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...