martes, 28 de febrero de 2012

Para pedalear el Uruguay


"Yo me imagino a Montevideo llena de bicicletas. 
¿Por qué no ponen los carriles de una buena vez? 
Carriles en la rambla, en las avenidas, en las calles anchas. 
La bicicleta se usa poco, por el peligro de que te rompan el cráneo. 
Montevideo podría ser, debería ser, 
la primera ciudad latinoamericana capaz de reaccionar
contra la religión norteamericana del automóvil".
De "El derecho a la alegría" de Eduardo Galeano


Montevideo es una ciudad que se puede vivir en transporte público o a pie sin problemas; ya he contado en las Crónicas de Montevideo sobre las características que tiene la ciudad que hacen que sea más fácil no subirte a un auto que hacerlo. Pero Montevideo también se puede y se debiera vivir en bici.

Como bien dice Eduardo Galeano, Montevideo podría ser la Ámsterdam de Latinoamérica; las condiciones de la ciudad son idóneas para pedalear: una geografía poco ondulada, un invierno que si bien es frío no te obliga a lidiar con la nieve, una extensión total de 525 km2 y una población habituada a recorridos promedio de 4 km.

Hay ciclistas en Montevideo y los hay por todo el país, pero no hay tantos como para subir a la bici al pódium de los medios de transporte preferidos por los Uruguayos.
Viajar en ómnibus es fácil, relativamente cómodo pero es caro y desde mi punto de vista el trazo de las rutas se ha quedado un tanto anticuado y hay unidades recorriendo distancias de más de 20 kilómetros con el 20% de los pasajeros yendo hasta los extremos de la ruta; el 80% restante suben y bajan a los largo de un recorrido de 4 a 8 km. He estado analizando este fluir de pasajeros abordo de varios ómnibus y he encontrado que de 112 rutas existentes (sin contar la suburbanas) 73% van hasta el centro de la ciudad y 65% llegan hasta Ciudad Vieja; los últimos cuatro o cinco kilómetros somos pocos pasajeros, en Ciudad Vieja ya tan sólo llegamos un puñado o menos. Estas rutas hacen viajes largos, lentos, tan llenos de paradas, tan cansados, tan caros y por supuesto tan contaminantes.

Y ante el cansancio y el deseo de dejar de lado al ómnibus, la alternativa pocas veces es el auto pues ya también les he platicado lo caros que son respecto a otros países; bastará decir que el precio promedio de los autos 0 km vendidos en el Uruguay es de 22 mil dólares.

¿Qué sigue al auto en la lista de transportes preferidos? Pues nada menos y nada más que la moto y vaya que es de las favoritas. En 2009, el parque vehicular del país estaba compuesto por 600 mil autos y 690 mil motocicletas. En 2010 se rompieron todas las marcas alcanzando una venta de 329 motos al día lo que hizo que esta familia se reprodujera con velocidad y hoy sea una temible horda de 800 mil miembros.

Gran parte de estas motos no tienen matricula, sus dueños las conducen sin casco y se involucran en el 50% de los accidentes fatales los cuales son muchos: por cada 100 mil habitantes hay cerca de 17 que pierden la vida en un accidente de tránsito en los que mucho tiene que ver la velocidad de conducción.

Se han hecho varias cosas para desincentivar la compra de motocicletas pero hay algo contundente: bajarte del ómnibus puede significar un ahorro de US$70 o más al mes; una moto nueva se consigue por US$700; es decir en menos de un año, con el puro ahorro del transporte público se puede pagar la motito china. Hoy en algunas ciudades del interior del país estos vehículos son como una nube de mosquitos que no dan tregua al peatón y que no viajan ordenados por las luces de los semáforos.

Con el problema creciente de las motos, el deseo a veces incontenible de adquirir de una buena vez un auto, la alta huella ecológica del país (5,5 hectáreas globales por habitante) y la alta incidencia de accidentes de tránsito, la bicicleta debe subir ya a los primeros peldaños en la preferencia del uruguayo.

Para poder salir todos a pedalear es necesario arreglar un poco algunas cosas; en primer lugar es necesario hacer ciclovías más allá de la rambla e interconectarlas, es también importante legislar en materia de vialidad, hay que sacar de algunas zonas y calles a los ómnibus, hay que considerar espacio suficiente y seguro para todos y hay que promocionar a la bici con voz muy fuerte y recordando a todos los grandes beneficios que otorga su uso regular: es barata, es saludable, no contamina, es amigable con el peatón y con los perros que pasean, regresa las ciudades a sus habitantes y pone de nuevo a los niños a jugar fútbol en las calles.

Se me ocurre que los ómnibus ya no lleguen hasta la Ciudad Vieja y que los autos se queden a la orilla, entonces se disfrutaría con todo su esplendor a pie o en bici; se me ocurre que en las terminales multimodales previstas en el plan de movilidad de Montevideo puede haber un servicio de "Bike n'ride"; se me ocurre que en Colonia, Punta del Este y Montevideo funcionaría bien un sistema de bicis compartidas; se me ocurre que el reparto de muchas cosas se puede hacer en bici en vez de en moto; se me ocurre que en el interior del país las sendas ciclistas para escolares funcionarían muy bien; se me ocurre que en algunos años la gente venga de todos lados para pedalear el Uruguay completo.





9 comentarios:

  1. Esta bien todo eso que dices y algo de razon llevas, pero como convences a la gente para que use la bici? gastar en ese tipo de infraestructuras solo para unos pocos, no se, no lo veo.

    Te hablo de la parte que me toca, conozco muchos uruguayos, muchisimos, que solo tocan la bici cuando no hay plata para el omnibus o la nafta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, como siempre en este tipo de proyectos el reto más grande es cambiar los hábitos de la gente y las actitudes forjadas durante años pero siempre hay formas de lograrlo. El caso de la Ciudad de México es un buen ejemplo, los habitantes de esta megalópolis de alrededor de 20 millones de habitantes anteponían siempre el uso del automóvil y después del transporte público, recorrer ese monstruo de ciudad pedaleando era inimaginable para muchos; hoy el sistema de préstamos de bicis está por alcanzar los 4 millones de viajes, además muchos decidieron ya adquirir su propia bici. Ahora sí que no hay peor lucha que la que no se hace y no hay que perder de vista que entre más infraestructura para autos, más autos habrá.
      Nos leemos!!

      Eliminar
  2. "Ahora sí que no hay peor lucha que la que no se hace" Esa es buena, me la apunto. Imagino que con una buena campaña se podría conseguir. El otro día me dió por preguntar a algunos compañeros del laburo, a ver que pensaban... " dejate de joder gashego, si habrá cosas mas urgentes que solucionar" jajaja

    ResponderEliminar
  3. De nuevo ¿hola como están? y de nuevo agradeciendo por los artículos. En este caso de la bicicleta totalmente de acuerdo y lo digo por experiencia voy desde Batlle y Ordoñez y Rivera hasta Mercedes y Andes todos los días en bicicleta lo he hecho casi toda mi vida, hoy tengo 51 años ni poco ni demasiado y todo bien.El tema está en cuanto lo plateas como ejemplo para que tu familia y tus amigos lo tomen en consideración, no solo por que uno lo dice también por que es bueno para su salud tanto física como mental, pero nada, parece que el andar en coche a esta parte del mundo nos ha pegado y fuerte. ¿será el sueño americano? Hay más muertes a causa del sedentarismo y el tabaquismo que por accidentes de bici y ¿le tienen miedo a andar en Bici? saludos y gracias por hacernos pensar y escribir con humor, saludos Alberto Sosa (Montevideo)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario Alberto; me alegra saber que hay quien desde hace años pedalea Montevideo y en vez de ser esto una carga es motivo de alegría y orgullo; me fascina el razonamiento de las muertes por sedentarismo/tabaquismo (y súmale diabetes, afecciones cardiovasculares, etc..) vs las muertes por andar en bici ¡Genial y de nuevo gracias!

    ResponderEliminar
  5. El lunes 11 de junio se le entregó una carta solicitando a la Intendente de Montevideo y su equipo de gobierno una actitud clara por el tema de las bicicletas, la paso y eso de que acá la bici no se usa no es así, necesitamos más apoyo en información e infraestructura en Montevideo se mueven por día en bicicleta unas 50.000 personas es que hay tanto coche sin sentido atascándose y lastimando gente que lo demás no se distingue, alcanza con ver el porcentaje de siniestros y ver la cantidad de muertos y heridos, gracias y va la carta a las ordenes.
    Montevideo 11 de junio de 2012

    ResponderEliminar
  6. Montevideo 11 de junio de 2012



    Señora Ana Olivera
    Intendente de la Ciudad de Montevideo
    Presente:


    En esta carta presentamos antes que nada nuestro saludo y el agradecimiento por poder volcar nuestra solicitud hacia usted y a todos los integrantes de su equipo de Gobierno, de todas las secciones y de todos los grados, en definitiva nuestra comunidad toda.

    Estimada Ana: nuestra solicitud y pedidos son tan elementales y tan colaboradores de la salud en general de la comunidad, que ni tendrían que presentarse como tales, pero en sociedades complejas (a pesar de ser chicas) donde existen mil formas distintas de pensamiento y no todos con sentido solidario de comunidad, es necesario volver a reiterar algunas cosas, conceptos y pedidos para que las autoridades respalden lo que muchos vecinos venimos haciendo y creemos firmemente que es sano.

    Al punto vamos. Ana estas vecinas y vecinos, se los ve diariamente andando en bicicleta, nos trasladamos desde nuestros trabajos o centros de estudios en bici y volvemos en ellos de igual forma, es un derecho, un sano derecho. Desde la casa de algún familiar o amigo de la misma forma, siempre en bicicleta. Para nosotros además de ser placentero, nos mejora la salud, ayuda a mejorar la salud de los demás ciudadanos, pues no contaminamos, no contamos en las estadísticas con grandes accidentes o con una siniestralidad alta en comparación con motos y autos, que nos falta aprender, si nos falta, nos falta infraestructura, si nos falta, creemos en un Montevideo y un Uruguay integrador y más humano.

    Somos un grupo creciente de vecinas y vecinos de diferentes edades, muchos profesionales, de todas las áreas desde la el propio trabajador de la IMM, pasando por la construcción, la salud publica y veterinarios, artes lúdicas, estudiantes de las más variadas carreras, artesanos, maestras, profesores y muchos más,de diferentes barrios de Montevideo incluso de las piedras y otros departamentos como Tacuarembó vecinos Argentinos, Brasileros que comparten hoy nuestra ciudad y de otros países.
    Nos comunicamos por diferentes formas, la idea de este año es ir de boca a boca, con pancartas, con celulares y todas las redes sociales posibles, pero nos falta el espacio que para cualquier ciudadano de una capital es el más importante, el de la IMM, a que nos referimos: a que no nos sentimos respaldados, no hay una política clara de apoyo a la seguridad de los usuarios de las bicicletas, que son miles todos los días.

    ResponderEliminar
  7. En definitiva estimados integrantes jerárquicos de la IMM, lo que estamos ofreciendo y solicitando es sencillo. Ofrecemos salud y eliminar enfermedades andando en bicicleta, mejoramos la calidad del aire, y de casi todas las contaminaciones incluyendo la acústica, no somos un obstáculo para el transito si se nos tiene en cuenta y se concretan las ciclovias pendientes que unan los departamentos linderos de Montevideo con nuestra capital, las ciclovias dentro de Montevideo, para que trabajadores, estudiantes e inclusive personas discapacitadas motrices no tengan que andar esquivando coches o andando por la calle.

    Dentro de nuestro grupo también hay urbanistas, arquitectos y constructores y sabemos que el plan de movilidad no toma en cuenta a las ciclovias de la forma que estaba pautado cuando se celebro la reunión del BID, Plan 2010-2020.

    Se reconstruyó la Av. Garzón y no hay ciclovias, hay mucha gente que viene y va por Garzón sin seguridad o mejor dicho sin un lugar seguro, tenemos los accesos a Montevideo, Av agraciada, La Rambla desde Carrasco al centro es ocupado por miles de coches en las horas pico, ni que hablar de llegar al cerro La Teja o Paso de la Arena.

    Estimada Ana y equipo de Gobierno de la IMM, solicitamos un cambio urgente, porque sabemos que es sano no solo para las ciudadanas y ciudadanos de esta ciudad, es sano para los turistas que visitan el Uruguay Natural.

    Nosotros dialogamos todo lo que sea necesario, pero acá no se trata de reclamar un salario, ni de horas de trabajo le proponemos, simplemente hacer, que nos respalden en algo que es más que elemental y es ley, algo que además de ser una preocupación nuestra por mejorar la infraestructura y el equipamiento urbano de la ciudad es responsabilidad vuestra, nosotros somos firmes colaboradores de la equidad en todos los sentidos y a respetar las normas y a ayudar a respetarlas.

    Sin más y quedando a sus ordenes para lo que se pueda necesitar, que creemos que es mucho,
    Saludamos cordialmente

    Grupo de ciudadanos en bicicletas, respaldados por:

    Masa Critica Montevideo, Montevideo en Bici, Clowns en Bicicleta, La Colgadera Arte Circence (Las Piedras), ciclovida Urbana

    Entregan la carta por los vecinos:

    ResponderEliminar
  8. También estamos en facebook como Masa Critica Montevideo, o albertoporlavida@gmail.com, gracias saludos estimada Sofía López Olalde

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...