martes, 25 de octubre de 2011

Aquellos barrios


"La casa de Mixcoac se derrumbaba poco a poco 
y la vegetación del jardín invadía los cuartos"
- Octavio Paz -

Aquellos barrios que primero eran pueblos y que luego le dieron forma a la gran Ciudad de México  han cambiado tanto que su esencia, su historia, su patrimonio cultural y su belleza hoy están en peligro de extinción.

Recorrí, observé, pregunté, fotografié e investigue a las calles que alguna vez se llamaron el Pueblo de Mixcoac y que hoy están en la mira de las inmobiliarias; calles con nombres de pintores, de escultores, de artistas donde alguna vez se constuyeron hermosas casas, hoy están colpasadas por el tráfico, llenas de basura, de bodegas sin forma y de gente que sólo habita el barrio de noche. Mixcoac cada día huele menos a barrio y sabe más a ciudad dormitorio.

Mixcoac existió desde antes de la llegada de los Españoles como un pequeño asentamiento a orillas del entonces inmenso Lago de Texcoco; después de la conquista se construyó una gran hacienda y el pueblo comenzó a crecer. Las casas de verano comenzaron a encontrar una maravillosa ubicación en este sitio; estaba cerca de la Ciudad, por entre sus calles corría un río de agua limpia y además tenía vecindad con los pueblos de Tacubaya y San Ángel.

Mixcoac pasó de ser un tranquilo y hermoso pueblo a un barrio esplendoroso donde escritores, políticos, artistas y excéntricos personajes fincaron desde pequeñas casas hasta inmensas e inimaginables mansiones como el castillo de los hermanos Limantour que ha alojado por muchos años al Colegio Williams; o la hoy ubicada en la esquina de Av. Revolución y Rubens conocida como "La Casa Árabe" que en sus orígenes tuvo una extensión de una hectárea apenas suficiente para alojar la casona estilo mudéjar, un carrousel, un ruedo, un zoológico, jardines y caballerizas. La casona de la familia Serralde perdió gran parte de su terreno cuando Av. Revolución se amplió y hoy gran parte de su terreno original está ocupado por un centro comercial; de aquella casona, queda muy poco y hoy aloja a un famoso bar.

Foto: Revista Chilango
Como la historia de "La Casa Árabe" hay muchas, en Mixocac hoy abundan los anuncios de demolición, las ofertas de departamentos nuevos en preventa y los terrenos baldíos. Me queda claro que las ciudades se renuevan, que algunas casas se deterioran al grado de caerse a pedazos, que la explosión demográfica obliga a alojar a 80 donde antes sólo vivían seis pero hay dos cosas que me preocupan: la pérdida del patrimonio histórico y la falta de planeación urbana integral.

Mi primera preocupación no es en vano; yo ya me sospechaba que la demolición de casas tan hermosas no era del todo legal; ahora lo confirmo: de acuerdo a un reportaje preparado por Víctor Adrián Espinosa para el diario El Universal en 2010, en Mixcoac hay alrededor de 150 casas de valor patrimonial que están en peligro de desaparecer por documentación falsa, violaciones al uso de suelo y catálogos sin actualizaciones. Hoy la demolición de casas históricos de los siglos XIX y XX está en franco apogeo.


Ya demolidas las casas, viene el siguiente problema: se otorgan permisos para construir edificios de 20 a 40 departamentos en terrenos que alojaban a dos casas unifamiliares; considerando que en cada departamento vivirán en promedio tres personas (siendo benevolentes) ahora tenemos que el drenaje, la energía eléctrica, el agua, los servicios de recolección de basura y el espacio para estacionares proyectado inicialmente para 12 habitantes ahora tendrá que ser suficiente para 60 o hasta para 120 personas. Una cuerda que se estira tanto, tarde que temprano se romperá.

Tomé un taxi en Mixcoac y platiqué sobre esto con el conductor, su respuesta fue simple, llana, contundente, impresionante pero sobretodo sustentable: "Mire, lo que debe de hacer la Delegación cuando le presentan los proyectos para solicitar los permisos de construcción de estos edificios es simple; les deben decir, 'con gusto te autorizo tu proyecto pero primero enséñame tu sistema de celdas solares, el de captación de aguas pluviales, el monto que invertirás en la ampliación del drenaje de la colonia, un sistema de separación y reciclaje de basura y los espacios que utilizarás para estacionar dos coches por vivienda', miré que muchos corregirían y hasta desistirían".

¡El conductor del taxi para Delegado!

Y aquí les dejo el Mixcoac de antes, ahora y después...





5 comentarios:

  1. Como siempre y cada vez MAS QUE NUNCA,como elegimos? a quien ? porque? para que? Son la manera de hacer sustentable a una sociedad que votará o elegirá a los mas capaces y le hará la devulución correspondiente...sinó LAS PERDIDAS SON Y SERAN IRREPARABLES!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno creo que hay que casar esta intención de conservar la historia de los lugares, con la intención de lograr que la ciudad crezca de manera vertical en lugar de seguir en expansión horizontal ¿Hacia qué "arriba" queremos que crezca la ciudad, si no desde los terrenos que ocupan las construcciones antiguas?
    No creo (ni espero) que la respuesta a esta pregunta sea sencilla. En su solución deberían intervenir desde asambleas de barrios hasta arquitectos y urbanistas.

    ResponderEliminar
  3. En efecto la ciudad debe densificarse y hacerse mas vertical y mas compacta y se debe promover una amplia mezcla en usos de suelo -vivienda para todos niveles, comercio, oficinas, entretenimiento, educacion, deporte y actividades fisicas- dentro de la misma zona para reducir necesidad de viajes y los necesarios poder hacerlos caminando o en bici. Debemos desincentivar y restringir la movilidad en automovil privado haciendo cada vez mas costoso y mas complicado su uso. Sin no se trata nada mas de construir torres y mas torres, se debe respetar y conservar el caracter munumental, arquitectonico y paisajistico y la singularidad de cada zona y por ello se deben observar varias condicionantes adicionales a las del sabio y ecologo taxista. Los edificios deben estar alineados a la banqueta, deben tener locales comerciales en PB y un solo carril de entrada para autos, cumplir norma 7 (altura =2 x ancho de calle), uso de materiales y texturas tradicionales y conservar en fachadas el ritmo y alternancia de muros y vanos que dan el caracter de la zona, establecer un MAXIMO de lugares de estacionamiento en el edificio limitado a 1 auto para no mas del 33% de las unidades. Y las banquetas deben de ser parejas, niveladas, arboladas y suficientemente anchas para que deambulen cuando menos 3 personas lado a lado. Estas caracteristicas permitiran la existencia de muchos comercios y servicios para la comunidad que tendra espacio para caminar y convivir en calles que le ofrecen cosas que ver y que estaran animadas por la presencia de gente de todo tipo.

    ResponderEliminar
  4. Después de estar buscando y navegando por el internet encontré este reportaje donde menciona lo que era la casa de mis abuelos la casona de la Familia Serralde, en esta casa nació y creció mi madre.. Cuando yo era pequeña la visite en un par de ocasiones y era de admirarse sus interiores, era una verdadera mansión. Me recuerdo muy bien que en los jardines de la casa mi abuelo había construido a escala la vía del ferrocarril que llevaba de la cd de México a acapulco, y estos ferrocarriles sirvieron mucho para grabar varias películas mexicanas. Mi abuelo era aficionado a la miniatura y tenia una casa de muñecas con unos detalles tan impresionantes que uno admiraba la dedicación puesta. Habian tantos muebles y enseres que deberían de haber sido puestos en un museo. Como datos curiosos les diré: la mesa del comedor era para 110 invitados, en el sótano de la casa alguna vez sirvo de refugio para soldados en la revolución. Si ud. tuviera alguna foto de esta casona antes de que la modificara por favor compartamela. ericka2572@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario que me entusiasma mucho, qué recuerdos tan maravillosos; personalmente no tengo fotos pero con gusto te envío información que te puede ser útil. Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...