martes, 15 de febrero de 2011

Insoportable Tráfico (Segunda de Tres partes)

Foto: SJ Yang
Entre 1960 y 2002 Seúl cuadriplicó su población hasta llegar a los 22 millones de habitantes. El crecimiento económico del país y de la ciudad modificaron el PIB per cápita de 311 dólares en 1970 a más de 12 mil dólares en 2002 y con este auge económico vino la explosión demográfica y por supuesto la compra de vehículo. En 1970 por cada mill habitantes habían 2 vehículos, en 2003 se registraron 215 vehìculos por cada 1000 habitantes.


Todas estas potentes máquinas que comenzaron a circular velozmente dentro de la ciudad pronto tuvieron que desacelerar y avanzar por las congestionadas calles a una velocidad promedio de 17 km/h. Y la gente pese a eso, seguía comprando autos. La red de autobuses de la ciudad era muy deficiente y la gente prefería usar el metro pero si no llegaba hasta su destino pues optaban por el auto particular e incluso por el taxi.

Este panorama de caos y desorden es común para muchas ciudades del tamaño de Seúl donde parecía que no había salida al creciente problema del tráfico vehicular. 2003 fue un parteaguas para la ciudad, se decidió que era el momento por lo menos de hacer estudios que permitieran definir las adecuadas estrategias para mejorar la movilidad urbana.


Pues se hicieron los estudios y se generaron tres grandes conclusiones:
  1. Era urgente invertir, organizar e integrar el transporte público.
  2. Había demasiadas vialidades: a mayor oferta pues mayor demanda. Ahora sí que pavimento llama a automóviles.
  3. El Gobierno de la Ciudad había perdido el control sobre el transporte público.
2004 inició no con definición de estrategias, inició pisando fuerte con reformas estructurales.Lo primero que hicieron fue crear un sistema mixto de operación del transporte público: la iniciativa privada opera pero el gobierno regula. De cierta forma aprovecharon así las fortalezas de cada sector.


El primer acto de regulación del gobierno fue establecer que el pago a las empresas operadoras de autobuses sería por kilómetro recorrido y no por número de pasajeros como solía ser y como lo es en muchos lugares (por ejemplo en México), como podrán imaginarse los conductores no volvieron a "pelear por pasaje" a costa de la seguridad de los usuarios, es decir, no más carreritas, ganarían lo mismo corrieran o no, el objetivo es completar la ruta.


Las rutas se reorganizaron y establecieron un código de colores que ayudo a clasificar las 400 rutas en únicamente cuatro tipos: azul para los suburbanos o de larga distancia, rojo para la conexión exprés con ciudades satélite, verde para el servicio metropolitano con paradas establecidas en las estaciones de metro y amarillo para ir al centro.


Se marcaron carriles exclusivos, se agregó el metrobus, se estableció un sistema integrado de tarifas por distancia con transbordos libres y descuentos para usuarios frecuentes y se invirtió una buena suma de dinero en tecnología que permitiese optimizar el flujo: GPS para todos, monitores de velocidad, comunicación directa con conductores de transporte público y un sistema de respuesta veloz para atender accidentes que obstaculicen el libre tránsito.


Las tecnologías de la información se aplicaron como aceleradores de tránsito: pago de impuesto vehicular por km usado, oficinas en casa para trabajadores de gobierno, centro de monitoreo en vivo de tránsito con recomendaciones para los ciudadanos a través de sus celulares, la televisión, el radio y los GPS de sus autos. Antes de salir de casa hay forma de saber la ruta más ágil.


Pero eso no fue todo, decidieron tirar la autopista elevada que iba sobre un río entubado y en su lugar construir un parque de 400 hectáreas. Hoy Seúl tiene un inmenso pulmón en medio de la antes caótica y gris ciudad.


De súbito la gente se convirtió en usuario del transporte público, 90% de los ciudadanos de Seúl están de acuerdo con los cambios, no hay mucho más que decir, solo que, parece ser que de verdad "nadie escarmienta en cabeza ajena" y por acá seguimos en lo de las supervías y los segundos pisos y sobretodo en pensar que un coche nos hace mejores personas.




Algo extra para leer:
Transeunte
CUD Seoul

1 comentario:

  1. Pues la ciudad de méxico necesita una enchulada masiva, si no son los baches es el tráfico y las marchas las que nos impiden transsitar cómodamente en la ciudad. Ya lo decía esta página http://www.alguienteniaquedecirlo.mx/pinches-datos.php "el tráfico respresenta 2 hrs menos de sueño y convivencia con la familia" Es fastidiante pasar tanto tiempo encerrados en nuestro auto. Podríamos hacer algo que marcara el cambio?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...