martes, 3 de agosto de 2010

El "súper engórdame" automotriz

SUV culture de NickStenning

En México tenemos fama de ser fieles admiradores e imitadores de los estadounidenses conocidos por nosotros como “gringos”; de nuestros vecinos del norte hemos copiado algunas palabras y expresiones, la costumbre de pedir Halloween o el mal hábito de la “cajita feliz” de hamburguesa, refresco y papas a la francesa que crecen por tan sólo unos pesos más. Ahora hemos comenzado a copiar su patrón de consumo de vehículos, las tendencias de compra, de acuerdo a la AMDA[1], indican que en  nuestro país cada vez  se venden autos más grandes y más caros: cilindros y metros cúbicos  que crecen por unos pesos (o miles de pesos) más.

Dentro de este segmento de autos grandes y caros se encuentran las famosas “SUV” por sus siglas en inglés Sport Utility Vehicle (Vehículo deportivo utilitario) las cuales se han convertido en las favoritas de los compradores de autos pese a que muchas de ellas tienen la misma capacidad de pasajeros que un auto compacto con la desventaja de ser mucho más caras de mantener. De acuerdo a JD Power[2], en los próximos 3 años, en México, el consumo de camionetas tipo SUV subirá 3.3% mientras que el consumo de subcompactos caerá 4.2%. Las razones son básicamente tres: nuestra malinchista cultura, la percepción de que una SUV es un auto que da mayor seguridad y la gran cantidad de autos de este tipo que son desechados todos los días en EE.UU. en su traspatio fronterizo, sitio idóneo para que los mexicanos las compremos y las traigamos a nuestro país pese a que muchas de ellas están en condiciones deplorables, tanto así que en la frontera son conocidas como “SUV’s Katrina”.

A estas tres razones yo agrego una más que me atrevo a decir que quizás es la más poderosa: las SUV dan estatus social, el conductor se siente poderoso, invencible y elegante, además son muy útiles cuando de “echar lámina se trata”. Leo en una revista en línea para mujeres un artículo que se llama “Dime qué auto te gusta y te diré quién eres” ahí describen a la mujer a la que le gustan las SUV como “una mujer fuerte y orgullosa, una mujer que siempre quiere tener el control, y lo logra”.

La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU (EPA por sus siglas en inglés) publicó una  lista de los 10 autos más consumidores de gasolina; en ésta aparecen seis SUV’s y de hecho el vehículo que más gasolina consume (¡no señores no es la Hummer!) es una de estas camionetas deportivas: la Porsche Cayenne la cual con un litro de gasolina recorre en promedio apenas 5.5 km o visto en pesos y centavos: cada kilómetro recorrido en este elegante vehículo cuesta 2 pesos.


Pero el problema de estos vehículos para nuestras ciudades no es sólo el consumo de combustible o el espacio que requieren para desplazarse y estacionarse, es también el impacto ambiental que generan debido al gran volumen de emisiones producto del gran consumo de combustible.

Algunas armadoras de autos han comenzado a lanzar al mercado la versión híbrida de sus SUV, algunos otros han mejorado el rendimiento de sus vehículos pero la inmensa mayoría sólo se  ha esforzado por incrementar sus ventas. La publicidad de estos vehículos incluye frases como “un todo terreno excepcional”, “para estar y verte mejor”, “estilo de vida en movimiento” y “encuentra tu aventura” pero en la mayoría de los casos, ni en la ficha técnica del vehículo incluyen su rendimiento o informan del consumo de combustible.

Este año, Barack Obama, presidente de nuestro vecino país del norte aprobó una ley que obliga a los fabricantes de autos a mejorar el rendimiento de las SUV a por lo menos 12.5 km/L antes del 2016, sólo espero que esta iniciativa también sea imitada por nosotros y la “cajita feliz” de las SUV que se vendan en México incluya como juguetito una tecnología más limpia y eficiente.


Para criticar más:



[1] Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores
[2] J.D. Power and Associates es una compañía de información de mercadotecnia. Cada año, la compañía encuesta a millones de consumidores y de empresas en todo el mundo para entender sus opiniones y expectativas respecto a los productos y servicios que compran. 

6 comentarios:

  1. Ojalá parte de la "cajita feliz" contenga lana para investigaciones como por ejemplo las "celdas de combustible" pero las hidrógeno porque las de ethanol nos están encareciendo el costo de la tortilla!!!

    Por cierto que pos acá las cajitas felices vienen siempre con agua, de menos la pulsión francesa por la linea sirve de algo...

    Felicidades por tu trabajo Vecina y abrazote

    ResponderEliminar
  2. es lo mismoq ue con los ipods, ipads, abercormbie, starbucks, y demas, productos de bajisima calidad, que ademas dañan a la salud y el ambiente, pero que pro el valor agregado que representa su alto costo, y el estatus (pendejo) que da trenerlo son consumidos, de la chingada, y de hueva, la neta

    ResponderEliminar
  3. Desde hace 8 años más o menos conduzco un ATOS y lo compré la primera vez por su precio, después por su bajo costo en combustible y mantenimineto y ahora lo aprecio más desde que supe (http://faroviejo.com.mx/2009/01/los-10-peores-y-mejores-autos-de-acuerdo-a-su-eficiencia/) que ocupa el segundo lugar en cuanto a eficiencia y menor emisión de CO2 de cuantos cohes se venden en Mèxico. Chrysler (ATOS)Rinde: 18.4 kilómetros por litro Emite: 114 gramos de CO2 por kilómetro.Como en los viejos tiempos: Bueno, Barato y no tan Bonito.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón con lo del aspecto psicológico, los psicólogos han observado que el auto se convierte en la continuación de uno mismo, el auto y la persona crean una simbiosis en cuanto el motor se pone en marcha. De allí nuestros comentarios tan espontáneos: me rompieron el faro izquierdo, me chocaron en el semáforo, se me echó encima un camión,etc. etc. Creo que es interesante razonar esto porque mientras el auto siga teniendo esta connotación tan personal, no hay mucho remedio al problema, sobre todo con la gente insegura.

    ResponderEliminar
  5. Les recomiendo esta página: http://www.ecovehiculos.gob.mx/

    Muy útil para decidir que auto comprar o para saber si es necesario cambiar a algo más eficiente.

    ResponderEliminar
  6. La manera mas eficaz de modificar conductas humanas perniciosas, como es el uso de autos estorbosos, ineficientes y contaminantes es el repercutir en el usuario todos los costos de las externalidades negativas que se generan con su uso -construccion y conservacion de calles, luminarias, superficies impermeables que impiden recarga del acuifero, policia, control vehicular, hospitales y ambulancias, muertos, heridos y discapacitados, jueces y juzgados, contaminacion de aire, suelo y auditiva, manejo de desechos solidos contaminantes, uso de recursos fosiles no renovables, etc.-: Para esto debe establecerse, por un lado el cobro de un 'Derecho' de uso de la infraestructura fisica y administrativa, que debe calcularse con base a aspectos fisicos del vehiculo -dimensiones, peso, numero de cilindros, cilindrada y caballos de potencia del motor, capacidad de pasajeros- para que con bases objetivas desincentivar el uso de los autos mas grandes, mas pesados, con motor mas grande, mas potente y de mas cilindrada, mas veloces y con mayor capacidad de aceleracion; y por el otro un 'Impuesto Ecologico' con base en la eficiencia energetica del motor medida por su rendimiento en kilometros x litro de combustible y el promedio de generacion de gases CO2 y NOX, en un promedio de kilometros anuales recorridos. Con los datos correspondientes a cada auto y modelo, se obtiene un factor numerico que multiplicado por un factor monetario fijo permite obtener el importe del pago anual que hara cada automovil, sin que en la formula influyan la marca, el costo de adquisicion ni el lujo del modelo.
    Adicionalmente se deben tomar otras acciones, unas recaudatorias de recursos para destinarlos a la creacion, ampliacion, modernizacion y conservacion de Sistemas de Transporte Publico masivo y la construccion y conservacion de la infraestructura necesaria para la movilidad activa en bici y caminando y otras tendientes a internalizar costos indirectos derivados del uso del auto:
    Eliminar los subsidios a las gasolinas y combustibles, y a la industria automotriz y proveedores.
    Modificar reglamentaciones de construccion para sustituir el requisito de Minimos cajones de estacionamiento en edificios y establecimientos mercantiles por una limitacion de Maximos cajones de estacionamiento, e imponer un complemento adicional al impuesto predial anual por cada cajon de estacionamiento por arriba del maximo permitido.
    Cobrar estacionamiento en calle en toda la ciudad, con parquimetros en zonas de alta demanda y revolvencia y con permisos temporales prepagados en zonas de demanda baja.
    Establecer un impuesto especial a la venta de gasolina/diesel de $1 peso por litro.
    Todos estos recursos se deben concentrar en un fideicomiso etiquetado para la creacion modernizacion, ampliacion y conservacion de sistemas de transporte publico masivo integrado urbano.
    Por el aspecto de la manipulacion a travez de la publicidad, se le debe aplicar a la industria automotriz las mismas politicas restrictivas que se le aplican a la industria tabacalera: Restriccion y limitacion en la publicidad, regulacion a los contenidos manipuladores de los anuncios que alientan necesidades aspiracionales no objetivas, etiquetado en los autos que advierta que es un producto peligroso, que mata cuando se usa irresponsablemente.
    Para racionalizar el uso del auto, se debe establecer la 'Tarificacio Vial' o cobro de peaje por el uso de una vialidad o el ingreso a una zona congestionada, de manera que disminuya el numero de usuarios durante las horas de mas demanda y asi disminuya el congestionamiento.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...