martes, 20 de julio de 2010

El teatro de la basura


Por alguna extraña razón (que muy probablemente tiene que ver con mi inconsciente) nunca he escrito nada en este blog sobre la basura pese a ser mi especialidad  y lo que me da de comer (o medio comer), pero hoy estoy decidida a dedicar esta columna a la basura.

Sin duda la basura es el tema del que más se habla al referirse a los problemas medioambientales, al diseñar problemas de educación ambiental y hasta al hacer campañas masivas de “salvemos al planeta”; paradójicamente es el tema más olvidado pues haciendo una analogía con el mundo del teatro: mucho se trabaja para tener butacas modernas y un telón de lo más elegante pero la tramoya deja mucho que desear. ¿A qué me refiero con esto? Pues a que muchos esfuerzos se hacen para tener modernos camiones que tengan la capacidad de  recolectar de forma diferenciada los residuos que la educada población separa en botes de colores limpios y bien etiquetados. Las puertas de las casas que entregaron su basura separada y de las escuelas y oficinas que participaron en la campaña se cierran, todos vuelven a sus tareas y nosotros nos damos una vuelta por la tramoya: ¿a dónde van a parar estas montañas de basura?

En México, de acuerdo a SEMARNAT, diariamente se generan poco más de 100 mil toneladas de basura, 92% es recolectada, menos del 4% es reciclada y el 67% es llevada a sitos de disposición controlada.  Estos sitios son en su mayoría rellenos sanitarios que si bien no es la panacea sí es una tecnología que puede llegar a mitigar la gran mayoría de los impactos ambientales y la realidad es que es la tecnología que este país puede pagar y operar.
Cuando la Ciudad de México se enfrentó a terribles problemas de contaminación ambiental surgió el programa “Hoy no circula” y la verificación vehicular, hoy, pese a la corrupción, un alto porcentaje de los habitantes y visitante de esta urbe cumplen estos programas al pie de la letra y la situación ha mejorado. Años atrás también se encontró que muchas industrias descargaban aguas residuales en mares, lagunas y ríos; hoy también pese a la corrupción, una gran mayoría se han regularizado sin duda por el miedo a multas, sanciones y clausuras. Desde hace años se tiene un gran problema con la basura y especialmente en la forma de disponerla; la solución masiva no está en que todos los ciudadanos separen o en que los empresarios separen los residuos peligrosos que  producen, la solución está en manos de los municipios y de nuestra “policía ambiental” (PROFEPA).

En enero de 2004 entró en vigor la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos de México. Esta ley obliga a hacer planes de manejo que permitan minimizar, separar, reciclar y disponer adecuadamente los residuos. Han pasado seis años y hay entidades en donde ni siquiera se contempla la aplicación de multas por no separar y peor aún, ni siquiera se han iniciado los proyectos para construir rellenos sanitarios, la basura sigue tirándose en barrancas, en terrenos baldíos, a la orilla de carreteras y en lechos de río con el visto bueno (y el personal y equipo) del municipio.

Durante más de cinco años trabajamos con un municipio para que tuviera un relleno sanitario que cumpliera con todas las de la ley. Lograron conseguir dinero a fondo perdido para construirlo y después una tarifa de operación un 30% más baja que la estándar a nivel nacional. Años después decidieron no “gastar” más en la basura y volver a tirar a cielo abierto, organizaciones ciudadanas y los habitantes de la región denunciaron al municipio, de alguna forma se amparó y ahí está tirando sin control seis años después de promulgada la Ley que lo prohíbe.

Un ejemplo más famoso: la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la clausura del relleno de Bordo Poniente para mediados de 2008, a través de uno u otro recurso legal Bordo aún sigue operando.

Y yo me pregunto ¿qué pasaría si cualquiera de nosotros circulamos con nuestro auto por la Ciudad de México sin haberlo verificado los últimos seis años?

6 comentarios:

  1. Esta es una de las cosas que más coraje e impotencia me causan... en mi colonia implementaron un programa de "reciclaje" de basura, el municipio nos vino a dar una explicación a todos los vecinos de como debíamos ahora separar basura. Mes con mes evalúan que vecino cumplió y quien no, en base a eso sancionan a los incumplidos... lo único que a la fecha no nos han explicado es que sucede con la basura que se llevan... siempre nos contestan con la obviedad de que se la levan a reciclar, pero nunca he sabido a ciencia cierta que sucede... ¿hay alguna recomendación que podamos implementar de manera casera?, digo si ya el Gobierno no lo está aplicando efectivamente, al menos un granito de arena de nuestra parte puede servir de algo no?... que me sugieres?

    ResponderEliminar
  2. hola, tengo lombrices, a las que le doy mi basura organica, la demas, se la lleva el camion de la basura, al no usar bolsas para guardarla, procuro que este lo mas limpia posible. Para evitar tanta basura, me fijo muy bien que compro, que no venga "tan" empaquetado, o lo compro a granel, para evitar el empaque, la pregunta es la siguiente, ¿ que hago con el papel de baño usado? ese si lo pongo en bolsas de plastico por respeto al señor del camion de la basura. Nadia

    ResponderEliminar
  3. @Pilar: Una buena idea y que mucha gente ya hace es poner una composta en casa para todo lo orgánico, hay bites composteros muy buenos, prácticos y fáciles de usar que hasta lombrices incluyen. Mi sugerencia para comprar un compostero urbano: www.bocetoarquitectura.com (además es de un buen amigo).
    Respecto a los reciclables mucha gente busca en su ciudad dónde vender el cartón o el plástico y lo llevan ellos mismos.

    @Nadia Casi el 100% de los papeles higiénicos que venden son biodegradables y por lo tanto al tirarlos por el inodoro se degradan y son tratados sin problema en las plantas. El hecho de que sean biodegradables evita también la obstrucción de tuberías. Por otro lado, los sistemas de drenaje actuales son mucho más eficientes que los antiguos pues usan tuberías de mayor diámetro, con un índice de rugosidad diferente y casi ya no hay fosas sépticas que no incluyan tratamiento; todo esto ayuda a evitar los taponamientos.

    Tirarlo a la basura tienen muchos problemas colaterales: (1) Deja sin potencial de reciclaje a otros residuos que lo acompañen en el cesto al mancharlos o mojarlos, (2) representa un foco de infección al dejar en exposición bacterias, coliformes fecales y otros organismos en heces y orina.

    Lo idóneo por lo tanto es comprar papel biodegradable SIN estampado a colores y colocarlo en el inodoro.

    ResponderEliminar
  4. Aqui en Inglaterra existe una campa~a de reciclaje muy fuerte. Sin embargo, siento que ha llegado al punto donde la gente "siente" que ya hizo su parte al "reciclar" y esto se puede mal entender...
    Existen las 3 R's:
    1. "Reduce"
    2. "Reuse"
    3. "Recycle"
    Y se le debe de dar esta jerarquia; primero reducir la cantidad de "basura" que generamos (no ser tan consumistas), despues reusar lo que mas se pueda (esto se hacia mucho en Mexico) y espero que se siga haciendo. Por dar un simple ejemplo, reusar los recipientes de vidrio como saleros, recipientes de yogurt como vasos, en fin! el ingenio Mexicano. Y finalmente el reciclar, es la ultima opcion...Que claro que es bueno, pero hay dos pasos antes de este. Desgraciadamente, siento que aqui al reciclar ya se sienten que hicieron su contribucion y olvidan los primeros dos elementos...
    Me gusta el tema de la basura!

    ResponderEliminar
  5. Les contaré una experiencia interesante. Hace años, allá por el 94, la Subdelegación de Ecología de Oaxaca, a cargo de Jesús Peraza, impulsó dos Centros de Separación, Aprovechamiento y Reciclaje de Basura, sorpréndanse, dándoles la gestión de esos Centros a dos Bandas peligrosas, de la Ciudad de Oaxaca y de Juchitán, respectivamente. El arranque fue todo un éxito... y todo estuvo funcionando de maravilla. Los vecinos se concientizaron para hacer la separación domiciliaria; las bandas cambiaron su giro criminal, por una visión empresarial joven y creativa, con responsabilidad y activismo social, alrededor de la basura. El experimento fue detenido después, abruptamente, al cambio de sexenio, por la desaparición de la Secretaria de Ecología. Pero dejó una huella y una experiencia imborrable, de que horizontalmente es posible transformar la conciencia ciudadana, contando con la participación plena de quienes se juzga marginados y criminales, como un prejuicioso estigma, en plena armonía con su vecindario. Necesitamos multiplicar a lo largo y a lo ancho del país estas experiencia. El papel sanitario de desecho, con todo y "premio", es un alimento "exquisito" para las lombrices de crianza doméstica, para tratar los residuos orgánicos. In Lakesh.

    ResponderEliminar
  6. ta chido lo de las lombrices,jajaja
    oye sopa, estaba pensando, osea, te queria hacer una pregunta. cuando R 2 D 2 y Nata eran chiquititos chiquititos, que tipo de pañal les comprabas, osea, de los que se degradan en mil ocho mil años, de los biodegradables o de los de tela que se lavan?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...