martes, 30 de marzo de 2010

La tiendita de la esquina



A unas cuadras de mi casa hay una miscelánea que a mi parecer es una maravilla pues encuentro desde leche hasta pliegos de papel de colores para las tareas escolares pasando por lácteos, abarrotes, especias, artículos de limpieza, cosméticos, medicinas, regalitos y hasta tacos de canasta calientitos. Además me suelo enterar ahí de las novedades de la colonia y de las noticias más importantes; que si no mandarán agua durante tres días, que si puedo firmar una petición para que no hagan un camino que cruza la reserva ecológica, que la familia de Manzanillo se regresa a su tierra y está organizando una venta de garage. Es una tienda muy famosa en la colonia, se llama “Mini súper Campestre” pero todos la conocen como “la tienda del Inge” pues su dueño es un Ingeniero Agrónomo que dejó la profesión para atender el negocio familiar. Su esposa pertenece a una familia que tradicionalmente ha tenido tiendas; como bien dice ella, tiendas de aquéllas que eran imprescindibles para cualquier pueblo, donde se vendía y se compraba de todo, donde se contestaba el único teléfono del pueblo y se daban los recados que se recibían a través de éste y donde el pueblo se reunía a platicar.


Hace unos años, muy cerca de “la tienda del Inge” abrieron un inmenso supermercado con todo tipo de productos, ofertas y meses sin intereses al pagar con tarjeta de crédito. El Inge y su esposa se vieron obligados a hacer cambios en la forma en la que operaban su negocio; según estadísticas cada vez que abre una tienda de autoservicio son cerradas 42 tienditas, misceláneas o estanquillos circunvecinos. Así que no les quedó de otra, la familia hizo una re-ingeniería de su “tiendita de la esquina”: redujeron su margen de ganancia para poder dar mejores precios, se volvieron más flexibles (venden pañales sueltos, medios litros de aceite, cerveza a consignación), comenzaron a recibir tarjetas de crédito y débito y también a otorgar sus propias líneas de crédito (pago con “confianzamático”), compraron una motoneta para hacer entregas a domicilio, ofrecen recargas de tiempo aire de cualquier compañía de telefonía celular, colocaron un tablón disponible para que la gente anuncie lo que vende y renta y ampliaron su horario: lunes a domingo de 7:30 a.m. a 10:30 p.m. Se convirtieron como bien dice su nombre formal en un “Mini Súper”. Sin embargo, no perdieron su esencia y además de ser la fuente de ingresos de la familia, la tienda está siempre dispuesta a ofrecer los productos que los vecinos y productor locales quieran vender: los tacos de Don Tomás, los jugos de la Sra. Isabelita, las salsas caseras que hace otra vecina, las empanadas que hace una chica argentina que vive a unas cuadras y por supuesto todos los productos de la industria local. Las negociaciones para colocar los productos locales a la venta son sencillas, me ha tocado presenciarlas: “Buenos día Inge, ¿le puedo dejar unos jugos para que los venda?” - ¿De a cómo? – “A 10 para que los de a 12” – “¡Sale!” y se cierra la negociación y ya están ahí en el mostrador los jugos de naranja recién exprimidos.


Hace poco le pregunté al Inge si la apertura de la tienda de autoservicio le había afectado, me dijo que sí al principio pero que ahora con los cambios tenía más clientes; cuando le dije que me daba gusto me dijo que él no cantaba victoria pues están comenzando a fraccionar los pocos terrenos libres que quedaban por aquí y él teme que las nuevas casas lleguen con el terror de cualquier tendero: ¡un Oxxo!


Oxxo pertenece a grupo FEMSA, cuyos principales negocios son Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma y Coca Cola (mientras escribo esta nota me entero que Heineken a comprado a FEMSA...). Su velocidad de expansión es impresionante: ¡una tienda nueva cada 12 horas! Oxxo ofrece cercanía, comodidad, amplio horario (algunos son 24 horas), servicios adicionales como la recepción de pagos de luz, agua, teléfono; son tiendas limpias, bien iluminadas y de autoservicio pero también ofrecen precios más elevados, un trato más frío y la casi obligada participación en el famoso redondeo. ¿Por qué entonces la gente prefiere comprar ahí y no en las tienditas? Sin duda la pregunta del millón.

Lo que sí es claro es que Oxxo así como las tiendas de conveniencia de otras cadenas (Extra de Grupo Modelo, 7 Eleven, Mi Bodega Exprés de Wal-Mart) no son un ejemplo a seguir ni en promoción de la economía local, ni en el reparto de la riqueza, ni en comercio justo, ni en responsabilidad social.


El desarrollo sustentable también se trata de concentrarse en estos fenómenos; no está mal que existan cadenas como éstas pero lo que no se vale es que acaben con los negocios locales, usen falsa mercadotecnia verde, se vendan como socialmente responsables porque hacen donaciones “altruistas” con los 50 centavos que nos quitan cada vez que compramos y redondeamos y que además tienen el doble propósito de permitirles ostentar el título de Empresa Socialmente Responsable al mismo tiempo que deducen impuestos con dinero ajeno.


De acuerdo a un estudio de la investigadora de mercados Nielsen las tienditas de la esquina han perdido casi en un 11% su participación en el mercado en los últimos 10 años mientras que las tiendas de conveniencia han crecido 2% y los supermercados 9%. En México operan 790 mil tienditas que representan 3.2% del Producto Interno Bruto (PIB) y son el sustento financiero de más de un millón de personas.


Benjamín Otero, especialista en temas de consumo aseguró en una entrevista para un periódico, que pensar en la extinción de este sector traería graves consecuencias, asegura que la tienda de la esquina juega un rol importante en la cultura financiera de los mexicanos.

Leo y escucho sus puntos de vista lectores…

martes, 23 de marzo de 2010

Escalera a la Luna

“Al fin y al cabo, terminó por construir la escalera más grande del universo. ¡Era un plan brillante!. ¡Subiría a la luna y no regresaría nunca más!. Solo se llevaría consigo un lienzo blanco y su pincel.
Demoró treinta días en subir, no fue tan difícil, solo debió convencerse de que un escalón mas no le haría daño”.







A principios de la década de los cincuenta, en los terrenos que pertenecían al Rancho Los Pirules, en el Estado de México, propiedad del ex-presidente Miguel Alemán Valdés, se puso en marcha un proyecto de urbanización de grandes dimensiones: Ciudad Satélite



La nueva ciudad, concebida por el Arquitecto Mario Pani, se localizaba a 14 km del centro de la Ciudad de México y por ello se pensó en darle todos los servicios básicos, aunque los trabajos de la mayoría de su población seguían estando en la capital. Sin embargo, el Plan Maestro de Ciudad Satélite incluía lotes de diversos precios, amplias áreas arboladas que servirían como área de amortiguamiento, enormes zonas agrícolas e industriales así comocuerpos de agua adyacentes para darle autonomía geográfica y económica. Todo esto garantizaría el equilibrio con el medio ambiente y que tarde que temprano sus habitantes pudieran tener un empleo dentro de la zona y no tuvieran más necesidad de desplazarse hacia la capital.



En Satélite nació la primera tienda de autoservicio, el primer autocinema y el primer centro comercial del país. Para conectar de forma eficiente al nuevo fraccionamiento con la ciudad capital, se creó una vía rápida que años después se convertiría en lo que hoy conocemos como Anillo Periférico.



Todo parecía perfecto pero… ¡algo falló! En 1990, el mismo Arq. Pani declaró: "Más lotes para vender, más casas, más comercios, más departamentos y... más dinero para el especulador y el inversionista, pero también más gente, más coches y menos agua, insuficiente drenaje y pésima vialidad”.



En lugar de respetar el Plan Maestro de Pani y debido al afán de lucro de los fraccionadores y el objetivo de maximizar las ganancias, el proyecto fracasó y el nombre se quedó por ser atractivo y comercial.



Ciudad Satélite dejo de ser un “satélite” y se convirtió en una zona más al norte de la caótica Ciudad de México; pero no sólo eso, también fue el elemento clave para arrastrar la mancha urbana a lugares no planeados. Aquellos 14 km de casi carretera que se recorrían en 20 minutos ahora parecen ser miles de km, parecen ser una escalera a la luna que tardas en recorrer varias horas.



Casi 50 años después del fracaso de este concepto, en México no hemos aprendido y seguimos planeando “Ciudades Satélite” ahora bajo el slogan de “Ciudad Sustentable” o “Ciudad Verde” o algo similar (¿recuerdan aquello del “greenwashing”?). Sólo hay pequeñas diferencias; una de ellas es que ahora la “ciudad” gira en torno a un Campo de Golf, irónico cuando una de las grandes preocupaciones de la humanidad es la escasez de agua.



En la ciudad donde vivo ya hay dos ciudades de estas funcionando parcialmente: ya están las viviendas pero faltan algunos servicios, algunos comercios, algunas escuelas, algunas oficinas y hasta algunas vialidades. Los caminos que antes conducían a rancherías y tenencias hoy están a medio modernizar y por las mañanas y las tardes son un gran estacionamiento. Me pregunto si los proyectos sustentables que presumen en sus desarrollos inmobiliarios compensan las emisiones de carbono de todos estos vehículos que recorren varias veces al día los ocho, diez o más km que hay entre su ciudad satélite-sustentable y la ciudad madre.



Un día, espero, estará listo todo lo que ofrecían en su publicidad estos desarrolladores (es decir los “algunos y algunas” que faltan); lamentablemente, corren el riesgo de que sea muy tarde porque hoy, los comercios, desarrolladores inmobiliarios y muchos más han visto la oportunidad (esa que le llaman plusvalía) y han comenzado a abandonar el centro de la ciudad y las colonias tradicionales para construir cada vez más cerca de las ciudades satélite. ¡Y aquí vamos de nuevo!: Construyendo escaleras a la luna.

No estamos solos: Juan Villoro, escribió sobre el crecimiento desmedido y loco de la Ciudad de México, denle un vistazo, vale la pena. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=731456

miércoles, 17 de marzo de 2010

Quien pisa raya, pisa medalla

Mi hija suele jugar a caminar por la calle sin pisar raya, mi mamá le enseñó que se dice "Quien pisa raya, pisa medalla". Y el refrán completo dice: "Quien pisa raya, pisa medalla del niño Jesús muerto en la cruz." lo que sin duda resulta gravísimo; y gravísimo es que mi hija pisa medalla todo el tiempo aunque intente evitarlo caminando de puntitas y haciendo malabares: ¡Imposible, las banquetas de nuestras ciudades están hechas un caos! Son un parche de lajas, concreto, lozas y a veces hasta vitropiso.

Pero el peatón en este país no sólo sufre con las banquetas, sufre también toreando autos para cruzar calles y avenidas,  intentando encontrar un camino libre en las plazas invadidas por vendedores ambulantes y guardando el equilibrio para no caer en las mil rampas para coches que encontrase han construido sobre las banquetas. Como accesorio el peatón debe cuidarse de asaltantes, robachicos y hasta acosadores sexuales.

Veo en todos lados que organizaciones y gobiernos incentivan al ciudadano común a usar menos el coche e incluso el transporte público y a caminar más: no contamina, es un sano ejercicio, ayuda a regular la presión arterial, a bajar de peso y tiene muchos, muchos beneficios más. Yo estoy de acuerdo: debemos caminar; pero para eso necesitamos ciudades que se puedan caminar.

Creo firmemente que una ciudad que se pueda caminar tiene que tener al menos estos elementos:

1. Seguridad. 
2. Puentes y pasos peatonales en buenas condiciones y respetados.
3. Banquetas seguras, en buenas condiciones y libres de rampas tal como las conocemos,de autos estacionados sobre éstas, de mesas y sillas de restaurantes, de vendedores y de cualquier otro obstáculo que el lector pueda imaginar.
4. Las adecuaciones necesarias para minusválidos, niños y personas de la tercera edad.
5. Parques y plazas limpios y con mobiliario urbano adecuado. Estos sitios deben ser útiles para pasear, hacer un alto agradable en la caminata, recrearse o simplemente sentarse a leer.
6. Paradas de transporte colectivo establecidas y respetadas.
7. Ciudadanos cada vez más educados en el respeto al peatón.

Sin duda una labor titánica con nuestras costumbres actuales y nuestros laxos y corruptos reglamentos de tránsito pero al menos podemos comenzar por el otro lado: podemos comenzar siendo conductores respetuosos del peatón y cooperando con el buen mantenimiento de la banqueta del frente de nuestra casa.

martes, 9 de marzo de 2010

Si lo dice Cristiano Ronaldo...¡verde será!

En los últimos años los deportes se han convertido en un medio publicitario muy eficaz; el futbol es un excelente ejemplo de esto. Siendo el deporte que más dinero mueve y que además genera una gran pasión entre sus seguidores, hoy, las diferentes marcas comerciales se pelean el patrocinio de los equipos para que sus logotipos se impriman en camisetas, vallas de estadio y hasta en los boletos de entrada.

Leo en la revista de 'marketing' M2M una entrevista con Gerardo Molina, consultor especialista en mercadotecnia aplicada a la actividad física; él dice que: "No hay vehículo más fuerte en los sistemas de comunicación actuales que el futbol. Sobrepasa todas las fronteras verbales y culturales que existen, debido a que la gente que lo consume es prácticamente similar en todos los contintentes, la variación de gustos y preferencias de los fanáticos es mínima, a pesar de la raza, cultura o religión". Coincido con él y pienso que sin duda el mensaje que de el futbol y sus estrellas es contundente, convincente y muy pasional; y la pasión, mueve montañas.

Pienso entonces que el deporte debe estar al servicio de la sociedad como medio de comunicación; debe servir a causas como la salud pública, el combate al cambio climático, el ahorro de agua, la búsqueda de ciudades sustentables y muchas más.

Aplaudo iniciativas como la adoptada por 10 de los 32 equipos que disputarán la Copa del Mundo este año: usarán camisetas confeccionadas con hilo obtenido del reciclaje de 30 millones de botellas de plástico; aplaudo también la creación de la pelota de golf "Ecobioball" la cual es biodegradable y está fabricada con un núcleo que aloja alimento para peces, resulta idónea para jugar en campos de golf a la orilal del mar o en cruceros; como estas hay muchas otras iniciativas las cuales son dignas de reconocimiento; lamentablemente son aisladas y/o temporales.

La Asociaciones y Clubes Deportivos deben trabajar para apoyar una causa de forma permanete ¿Se imaginan que pasaría si Messi o Cristiano Ronaldo le dijeran a sus aficionados que fueran al estadio caminando o en transporte colectivo para reducir las emisiones de carbono? Más de uno (muchos más creo yo) lo harían... y mejor aún ¿qué pasaría si por adoptar alguna inicativa 'verde' se ofrecieran descuetnos en los boletos o algunos privilegios a los aficionados?... Yo nada más pregunto y me imagino.

martes, 2 de marzo de 2010

"Greenwashing"

Recientemente descubrí este término que lamentablemente no tiene aún una traducción al español que exprese todo lo que quiere decir pero les cuento: GREENWASHING significa usar el término"verde", "ecológico", "sustentable" y similares sólo para vender aunque el producto, la ciudad, la iniciativa o lo que sea no tenga nada de esto;es decir hacer falso mercadeo verde.


Esto hace mucho daño a nuestra sociedad pues pasamos de no tener información a estar mal informados y como consecuencia de esto mucha gente cree que lo ecológico, lo sustentable, lo verde no sirve para nada, no genera beneficios reales y es un engaño.


Al hablar de "greenwashing" inmediatamente pienso en las nuevas viviendas de interés social "ecológicas" que consisten señoras y señores en una vivienda construida en un coto que usa agua tratada para regar sus jardines, que está dotada de un calentador solar, que sigue al pie de la letra los lineamientos "ecotecnológicos" establecidos por INFONAVIT para generar un ahorro por vivienda de al menos $215 mensuale y que pretende que 4 ó 5 personas tengan calidad de vida en ¡42 m2! ¿Es esto desarrollo sustentable?


Como este ejemplo del abuso de los términos ecológico, verde, amigable con el ambiente y sustentable hay muchos; los invito lectores a que vayan agregando aquí los que tengan. La denuncia pública termina por lograr grandes cambios.

Retomando el blog

He vuelto después de un descanso obligado. En preparación para el Segundo Congreso Internacional sobre Ciudades Sustentables a celebrarse en 2011 estamos haciendo muchas cosas:

- Se publicó una convocatoria nacional para encontrar la ciudad sede; 7 ciudades manifestaron su interés y estamos en espera de sus propuestas: Cancún, Guadalajara, Huatulco, Monterrey, Puerto Vallarta, Saltillo y Tuxtla Gutiérrez.

- Estamos en Facebook y Twitter

- Retomamos este blog para comenzar a hacer reflexiones y actividades que se traduzcan en un evento más exitoso, una sociedad más informada y por supuesto ciudades más sustentables.

Sean pues ¡Bienvenidos nuevamente! Esperamos su activa y entusiasta particiapción como siempre
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...